Vacunatorio VIP: El 54,1% contestó que volverá a votar al Frente de Todos y 19% está en dudas

Es un estudio de la consultora Synopsis. Se enfoca en el electorado del Frente de Todos. El impacto emocional y los “desencantados” de antes.
La pregunta, directa, sintetiza el gran interrogante sobre el que debaten hoy políticos y analistas. ¿El escándalo del Vacunatorio VIP puede influir en las elecciones legislativas de este año? Más específicamente: ¿el Frente de Todos podría perder votos por este episodio? La consultora Synopsis acaba de presentar un estudio que se enfoca en este punto central de la polémica. Y enciende un alerta para el oficialismo: cerca de un 20% de los encuestados K dijo que analiza rever su decisión para las urnas.

La novedad aparece en un relevamiento nacional, de 1.122 casos, entre el 23 y el 25 de febrero. La primera pregunta de Synopsis -una consultora creada en 2015, que trabaja para el mundo de la política y los negocios- fue: “¿Qué sentimiento le generó la noticia que dirigentes y amigos de funcionarios hayan podido acceder a vacunas contra el COVID sin gestionar su turno como corresponde?”.

Fue llamativo, y un indicio de la transversalidad del tema, cómo los resultados generales no se diferenciaron demasiado del recorte por afinidad política. En todos los casos primó la “indignación”, la “bronca”, el “asco”. Entre las tres juntaron más del 40% de las respuestas, tanto en la tabla general como entre los votantes K.

Luego el estudio planteó: “¿Ud. cree que sólo se trató de las 70 personas que difundió el Gobierno o cree que hay más vacunados VIP?” En este caso, si bien hubo un sesgo opositor entre los más incrédulos, también resultó alto el número de encuestados del Frente de Todos que dudan de la información oficial. Casi la mitad de este grupo cree que “hay muchos más” que se colaron en la fila virtual.

Y un porcentaje similar (49%) de los consultados que votaron a los Fernández en 2019 consideró que “sólo con la renuncia de Ginés González García y la designación de Carla Vizzotti no se puede recuperar la credibilidad y la transparencia del Plan de Vacunación contra el COVID”.

Más datos de alerta para el Gobierno: un 39,4% de los votantes del Frente de Todos evalúa de manera negativa el Plan de Vacunación “al margen de estas irregularidades”.

Luego sí, viene el capítulo del impacto electoral sobre el público oficialista. “¿Ud. evaluaría modificar ese voto al Frente de Todos por estas irregularidades en la entrega de las vacunas?”, les planteó Synopsis a los votantes K. Y dividió los resultados en tres grandes grupos.

1) El “núcleo duro”, con 54,1% de las respuestas, que contestó: “Voy a volver a votar al Frente de Todos”.

2) El “voto blando”, con 19,5% que optó por “sí, evaluaría modificar mi voto por este episodio”, más un 4,7% de “no sabe/no contesta”.

3) Y los “desencantados”, previos al escándalo, que sumaron 21,8% y respondieron: “Ya tenía decidido cambiar mi voto antes de este episodio”.

Lucas Romero, politólogo y director de la consultora, analizó así los números:

– “El episodio del Vacunatorio VIP es peligroso para el Gobierno porque opera en el plano emocional, el plano que más impacto genera en el comportamiento electoral”.

– “El estudio da cuenta de un impacto absolutamente transversal: las palabras más mencionadas por el total de los consultados (“indignación”, “bronca” y “asco”) fueron las mismas palabras también más mencionadas entre los propios votantes del Frente de Todos, dejando evidencia que el enojo trascendió la grieta”.

– “Desde el punto de vista de la opinión pública, el episodio tiene dos dimensiones de análisis: el hecho en sí, lo que es conocido (el listado de 70 vacunados fuera de protocolo) y el hecho en la cabeza de los ciudadanos (cuántos cree la gente que que en realidad son los vacunados VIP). Y el estudio da cuenta de que la mayoría cree que son más (11,1%) o muchos más (70%)”..

– “Por otra parte, la opinión pública considera que no es suficiente la renuncia de Gines González para recobrar la confianza y credibilidad del plan de vacunación, lo que invita a pensar que el Gobierno deberá realizar un esfuerzo mayor para transparentar el proceso de otorgamiento de ese bien que seguirá siendo escaso: las vacunas”.

– “En términos electorales, al ser consultados sobre si este episodio podría hacer cambiar su voto, casi el 20% de los votantes del Frente de Todos señaló que podría evaluar cambiar su voto por este episodio. Forman parte del segmento de votantes blandos del oficialismo. Son los que antes de este episodio si se les preguntaba si hoy fueran las elecciones a quién votarían, decían que votarían al oficialismo pero que aún no lo tenían absolutamente definido. Allí pareciera poder hacer más mella el daño del Vacunatorio VIP”.

Romero aclara, de todos modos, que se trata de números preliminares, con al menos cinco meses por delante hasta las PASO nacional. Una eternidad para la realidad argentina.

Es lo que alertan también otros encuestadores que analizaron el tema: no tienen dudas del impacto en la imagen del Gobierno hoy, pero no ven tan claro que esto pueda pegar directo en las urnas. Clarín adelantó este domingo un trabajo que si bien mostraba una baja en la intención de votos del Frente de Todos, esa caída era previa al escándalo.