Condenaron a 3 años de prisión al ex presidente Sarkozy por corrupción y tráfico de influencias

Estaba acusado de intentar sobornar a un juez. Deberá cumplir al menos un tercio de la sentencia
El expresidente francés Nicolas Sarkozy (2007-2012) fue condenado este lunes a 3 años de cárcel, dos de ellos en suspenso, por corrupción y tráfico de influencias.

El tribunal de París dictaminó que hubo un “pacto de corrupción” entre el mandatario de 66 años, su abogado habitual Thierry Herzog y el ex magistrado Gilbert Azibert, que fueron condenados a la misma pena.

Sarkozy se convierte así el segundo expresidente de la Francia moderna, después del fallecido Jacques Chirac, en ser condenado por corrupción.

Sarkozy, quien dirigió Francia de 2007 a 2012, había negado haber actuado mal y dijo que fue víctima de una caza de brujas por parte de fiscales financieros que usaron medios excesivos para investigar en sus asuntos.

Retirado de la política pero aún influyente entre los conservadores, Sarkozy tiene 10 días para apelar el fallo.

Los fiscales persuadieron a los jueces de que Sarkozy había ofrecido asegurar un excelente trabajo en Mónaco para el juez Gilbert Azibert a cambio de información confidencial sobre una investigación sobre las acusaciones de que había aceptado pagos ilegales de la heredera de L’Oreal, Liliane Bettencourt, para su campaña presidencial de 2007.

Esto salió a la luz, dijeron, en escuchas telefónicas entre Sarkozy y su abogado Thierry Herzog después de que Sarkozy dejó el cargo, en relación con otra investigación sobre el supuesto financiamiento libio de la misma campaña.