El sector disidente de UDPM anticipó la “No vuelta a las aulas”

Así lo hicieron desde Tribuna Docente, el sector disidente de UDPM que siempre estuvo enfrentado a ADOMIS y se manifestó con más fuerza el año pasado tras la muerte de la sindicalista renovadora Stella Maris Leverberg. 

 

A través de un comunicado expresaron:

 

El gobierno nacional declaró la vuelta a clases presenciales como consolidada. Esta línea fue ratificada por el gobierno renovador de Misiones en consonancia con la burocracia sindical del gremio mayoritario UDPM-ADOMIS.
Durante el ciclo lectivo 2020 los trabajadores de la educación fueron los que sostuvieron la precaria educación virtual con todo el déficit económico que eso significó y significa, al igual que las familias de los estudiantes. El estado una vez más, demostró que la educación pública no está entre sus prioridades ya que no brindó ningún plan de financiamiento educativo, ni invirtió en infraestructura para las escuelas ni en soportes tecnológicos y conectividad. Así lo demuestra la plataforma Guacurari –Plataforma millonaria, creada para la provincia de Misiones, que funciona como un negociado para las empresas comunicacionales- cuyo funcionamiento fue inocuo, ya que el acceso fue privativo debido a la imposibilidad de acceso a los recursos tecnológicos básicos necesarios. Como resultado vemos la exclusión, el fracaso escolar y deserción estudiantil en ascenso.
Que el gobierno pretenda que los docentes vuelvan al aula bajo la forma de bimodalidad (50% del trabajo con presencialidad en los establecimientos y 50% de forma online), en la peor instancia epidemiológica en Misiones desde que se inició la pandemia, cuando tenemos una primera ola aún en ascenso y en vísperas de una segunda, y en la medida que vayan aumentando los casos puedan aparecer cualquier de las mutaciones ya detectadas o nuevas (que están demostrando ser más infecciosas entre la población joven), es un atentado a la vida de los trabajadores de la educación y de las familias de los alumnos que pueden portar en forma asintomática el virus. El silencio de todos los gremios frente a esto es reinante, como fue el apoyo al regreso en noviembre pasado, acción disparó la epidemia en la provincia.
En la provincia, la “oposición” Cambiemos (tanto el PRO como la UCR) siguen el mismo discurso oficial. El gobierno provincial se pronuncia por la presencialidad total en ciudades que ellos van a designar, sin tener en cuenta que el ascenso de infectados se dio en diciembre, luego del retorno presencial al cierre del ciclo lectivo 2020. Aquí los únicos beneficiados con la vuelta son los empresarios de la educación privada, sobre todo la iglesia católica, que se expresa a través de Grabois a nivel nacional y de Colita Galarza en la provincia. Es evidente que, a la hora de los negocios, la defensa de “las dos vidas” o las miles de vida importan poco o nada. Oficialistas, opositores y gremios, todos capitulan ante la presión de la burguesía que impulsa la política de: “la inmunidad de rebaño” de Trump, Bolsonaro y Jhonson, cuyas consecuencias están a la vista.
La vuelta a clases: un atentado contra la vida
Los científicos y profesionales de la salud denuncian que el retorno a las aulas bajo cualquier modalidad agravaría la epidemia con mayor número de contagios (Tiempo Argentino 18/01), también denuncian tal situación los médicos de CABA y piden que no regresen a las aulas, como se manifestaron delegados gremiales en (Infogremial).
Las direcciones gremiales y sectores de la izquierda, vacilan ante la presión y piden “aulas en condiciones”, algo imposible de lograr en lo inmediato (no se hará en un mes lo que no hicieron en años). Las escuelas están en estado decadente, en muchos casos hablamos de escuelas ranchos, sin los recursos mínimos para sostener la salubridad (agua, servicio eléctrico, baños, etc.). Es decir que seguimos en la misma, con perspectiva casi nula para el cumplimiento mínimo de la exigencia protocolar propuesta por el mismo gobierno en la Jornada Federal (jornada docente obligatoria del mes de octubre). En nuestro país ya tuvimos un intento fallido de la vuelta a la presencialidad (Jujuy), que terminó con el colapso total del sistema sanitario de las provincia que funcionó como “prueba piloto”. Sin embargo, en países europeos Inglaterra, Alemania, España y Portugal están cerrando las escuelas nuevamente cuando el número de contagios comenzó a dispararse, aún con el nivel de infraestructura que gozan. Que nos queda a nosotros, con edificios que se caen a pedazos, ranchos miserables o baños inmundos que proliferan por toda la provincia y el país.
Como es sabido este 2021 nos encontramos con un panorama aún más oscuro, con una crisis económica y sanitaria en ascenso. Iniciamos el año con un pico diario que oscila los 15 mil casos de contagios de covid-19. En la provincia de Misiones los casos recién comienzan a ser contabilizados a medias ahora, ya que no hubo ni hay testeos masivos.
La aplicación de la vacuna es condición esencial para la vuelta y no solo a docentes. De no ser así, la epidemia sin control va a liquidar a los alumnos y sus familiares. En nuestro país, se estima que somos 1.3 millones de docentes y 13 millones de estudiantes, sin embargo, el estado ha traído solamente 600 mil dosis en estos dos meses (que no alcanzo ni a cubrir la mitad del personal sanitario) y una promesa de otro millón para febrero. Pero Trotta alega: “El inicio de clases no está asociado a las vacunas”. ¿Quién vela por nuestra salud y la de los estudiantes?
Migajas para los trabajadores, millones para los capitalistas
En todo un año el gobierno nacional prefirió mantener una costosa bicicleta financiera de miles de millones de dólares que ayudó a fugar capitales, mientras que toleran el contrabando masivo de los exportadores e importadores. A contraparte, el estado designa migajas a la infraestructura sanitaria y a la infraestructura escolar siendo Misiones una de las provincias que menos invierte en el rubro infraestructura escolar. El gobierno provincial se jacta de haber recaudado un 80% más solo de impuestos provinciales por la frontera cerrada y lo decide invertir en un hospital destinado a turistas en Puerto Iguazú, donde hace falta agua potable en las escuelas. Una vez más esto demuestra que salud y educación no son prioridad. Es una gestión capitalista, el dinero lo destina a las empresas y a la banca, a los trabajadores y su familia nada. Y lo que es peor, intenta despedir trabajadores del hospital Madariaga de Posadas, que en este contexto es un verdadero crimen.
El retorno a las aulas solo impulsará la epidemia y la bimodalidad agravará nuestras condiciones de trabajo superexplotando a los docentes. Estamos agobiados por las clases virtuales, por el esfuerzo puesto el año pasado con magros resultados en relación a lo que tuvimos que poner de nuestros bolsillos y la pésima administración provincial, pero no hay otra alternativa si queremos preservar nuestra vida la de nuestros familiares y la de los alumnos y sus familiares. Esta modalidad combinada que pone énfasis en 3 dimensiones según el gobierno (sanitaria, pedagógica y de condiciones materiales) no cumple con ninguna de ellas.
Organicemos la defensa de la salud y de la educación
Derrotemos esta política criminal, con los métodos históricos de lucha de nuestra clase trabajadora.
-Organicemos asambleas y votemos la no vuelta a clases.
-Exijamos al Gobierno un plan de obras públicas de instalación un sistema de comunicación e infraestructura escolar, la distribución de equipos informáticos, y de acceso total y gratuito de conectividad.
-Exijamos la designación de los suplentes para los docentes con morbilidad.
-Aumento de Salarios igual a la canasta familiar, Blanqueo total de salario y este igual a la canasta familiar.
-Ninguna reforma al estatuto y Ley de grillas,
-Testeos y vacunación masiva
-Congreso Provincial de Delegados Autoconvocados para superar a los gremios que en su totalidad están integrados a la política estatal.
El gobierno y las empresas van por el salvataje de los negocios, debemos tomar en nuestras manos la defensa de la vida y de la educación pública.
La lucha rinde así lo demostraron las trabajadoras de la salud con su reincorporación el Madariaga.
TRIBUNA DOCENTE TENDENCIA MISIONES
22/01/2021