Toque de queda: “No tenemos que cerrar todo, si no insistir en las medidas de bioseguridad”

Así lo manifestó Matías Sebely, director del Hospital Samic de Alem respecto al toque de queda anunciado a nivel nacional que restringirá la circulación nocturna. 

El funcionario detalló que hay “más de 100 aislados que están siendo monitoreados” en esa localidad y se lleva adelante “un trabajo prolijo en el seguimiento de casos, la detección, el hisopado y el control de contactos estrechos. De esta forma, tratamos de frenar el mapeo de contagios”, aseguró a Canal 6.

“Somos uno de los centros que más está hisopando en la zona. Ayer tuvimos 10 positivos de casi 30 hisopados. Hoy tuvimos 20 hisopados, que estamos esperando los resultados del Laboratorio Central de Misiones”, precisó. Además, aclaró que “una vez que hisopamos, por más que de negativo, aislamos a la persona por el contacto estrecho. Eso hace que tengamos un control de la situación, se debe mucho al movimiento que hubo por las Fiestas”.

“La mayoría de los focos de contacto son de personas que han venido de afuera. Es decir, familiares que han venido de Posadas, Oberá e Iguazú. Vamos haciendo una barricada para que esto no siga esparciéndose, esa es la estrategia que tenemos”, señaló.

Se hace “un interrogatorio muy intenso para determinar el nexo epidemiológico; el médico rescata información y se establecen los contactos de esa misma persona. Hacemos un árbol genealógico”.

“Hisopamos desde el día 31 al 7. Se hicieron 175 hisopados, de los cuales tuvimos entre 25 y 30 casos. No es un número muy alto para la cantidad de nexos. El positivo del privado también se informa en Salud Pública, pero lo confirmamos mediante el PCR”, especificó el funcionario.

Respecto al toque de queda que causa un rechazo generalizado, Sebely dijo: “No vemos restricciones mayores ni volver para atrás. Sí haremos lo que recomienden el Gobernador y el ministro de Salud, pero creemos que no tenemos que cerrar todo, sino insistir en las medidas de bioseguridad”.

“Las restricciones en la noche pueden funcionar, junto con la Policía, salimos a recorrer las calles. Controlamos el uso de barbijo, que los comercios tengan alcohol en gel y que no hayan aglomeraciones”. “La idea no es volver para atrás, porque sería un paso en falso y creo que no solucionaría el problema. Después de 10 meses tendríamos que haber aprendido”, agregó.