Bullrich dijo que Alberto actúa como un monarca y el toque de queda es “otro golpe a los trabajadores”

Las medidas serán oficializadas a través de un DNU firmado por el presidente ante el aumento de contagios de coronavirus.
En medio de la incertidumbre y la preocupación que genera en los comerciantes el inminente Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que restringirá la circulación nocturna por el aumento de los casos de coronavirus, desde la oposición cuestionaron al Gobierno por las medidas que comenzarán a regir desde este viernes.

Uno de los primeros en apuntar contra el presidente Alberto Fernández fue el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, quien calificó las medidas como “el tiro de gracia para la economía de los argentinos”.

“Las medidas que tomará el gobierno de Alberto Fernández son la clara demostración del fracaso de la estrategia sanitaria. Son el tiro de gracia a la economía de los argentinos. Restringir libertades y responsabilizar al otro, kirchnerismo puro y duro”, escribió el actual diputado y ex gobernador mendocino.

También se manifestó con duras críticas la presidenta del PRO y ex ministra de Seguridad macrista, Patricia Bullrich, quien calificó las medidas como un “toque de queda sanitario” y “otro golpe a los trabajadores”.

“El toque de queda debe aprobarse en el Congreso; no es potestad de un monarca. ¿Quiénes pagan el fracaso de la política sanitaria del Gobierno? Millones de argentinos que no pueden trabajar.¡Otro golpe a los trabajadores!”, lanzó Bullrich.

Más tarde las críticas al Gobierno fueron de todo el bloque de diputados de Juntos por el Cambio, que a través de un comunicado cuestionó que “la restricción a las libertades no puede ser la única respuesta a la crisis sanitaria”.

“Nuevamente el Gobierno elige restringir las libertades individuales como una única respuesta a la crisis sanitaria del Coronavirus”, señala el comunicado.

Y agrega que “sin un plan de vacunación ni acuerdos que garanticen el acceso a la vacuna en los próximos meses para la población de riesgo, ni una política de testeos masiva y eficiente, se intenta ocultar la negligencia en el manejo de la pandemia culpando a los ciudadanos, especialmente a los jóvenes, por el aumento de los contagios. Ya nadie puede desconocer, además, que la falta de políticas sanitarias agravan los problemas económicos”.

El texto, firmado por Mario Negro (UCR), Cristian Ritondo (Pro) y Juan Manuel López (Coalición Cívica) señala que “lo más grave es el riesgo de que una prohibición de este tipo y la estigmatización de la conducta de los jóvenes pueda derivar en la multiplicación de casos de violencia institucional como los que se produjeron durante la cuarentena, y que causó muertes como la de Blas Correa, Luis Espinoza, Facundo Astudillo Castro y muchos otros casos que aún deberán aclararse en la Justicia”.

“Advertimos esta situación ante el silencio del Gobierno en relación a las múltiples violaciones a los derechos humanos y libertades fundamentales así como la reiteración de episodios de violencia institucional que los ciudadanos ya hemos padecido en muchas provincias argentinas durante la cuarentena”, cierra el comunicado.

Otro de los dirigentes opositores que apuntó contra el Gobierno fue el diputado mendocino Luis Petri, quien reclamó que se analice “la situación provincia por provincia”.

“Por qué se insiste en el error de tomar medidas en todo el país y no se analiza la situación provincia por provincia? Ya lo padecimos con la cuarentena eterna, con picos primero en AMBA y después en el interior”, señaló el legislador.

Y agregó: “El Gobierno a fin de año fue promotor y organizador de reuniones masivas y multitudinarias, ahora culpa a los jóvenes como ya hizo con los runners. Los que pagan los platos rotos son las economías regionales, el turismo y la gastronomía. La falta de plan se tapa con restricciones#.

Por su parte, Graciela Ocaña consideró que la restricción para circular por la noche “es una medida extrema y peligrosa para las libertades personales”.

Alertó Ocaña que “ya hemos tenido arrestos y desapariciones durante el confinamiento dictado por el Presidente en el marco del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Esta es una medida que busca encubrir el fracaso de la política sanitaria del Gobierno frente a la pandemia del Covid 19”.

Para el diputado porteño Alvaro de Lamadrid, en el Gobierno “están acostumbrados a gobernar con discrecionalidad y por decreto”, y lanzó: “El toque de queda restringe libertades de circulación. Por eso, es una medida excepcional que sólo puede dictar el Parlamento por plazo acotado y seguridad. El gobierno hasta ahora sólo buscó evitar protestas”.