Lavado de plazoletas: “no es agua potable” dijo el intendente asegurando que “el Mbotabí estará seco en 20 o 30 años”

Así lo manifestó el intendente Carlos Fernández este miércoles, tras declararse el alerta hídrica por la bajante de los arroyos que nutren de agua a la planta potabilizadora de la CELO.

Reconoció que pese al contexto de “casi” emergencia (alerta es una instancia previa), se continúan lavando plazoletas, pero aseguró que se trata de reservas de agua no potable tomadas de los arroyos. En ese sentido, puntualizó que el Mbotabí, cauce que atraviesa toda el área urbana desde villa Günther, pasando por el Judiciales, Blanquita, Kindgren, La Cantera y terminando en el río Paraná, “estará seco en 20 o 30 años”, afirmó. Este arroyo suele causar inundaciones en la zona de avenida de las Américas cuando se suceden voluminosas precipitaciones pluviales, razón por la que se lleva adelante una obra multimillonaria desde esta avenida hasta la José Ingenieros, porque lo que resulta impensable verlo seco en dos o tres décadas como aseveró el Fernández.   

El jefe comunal brindó una rueda de prensa donde además anunció obras en el aeroclub local, anunciando el rebalizado de la pista en las próximas semanas, para poder operar en horarios nocturnos dada la cantidad de vuelos sanitarios que se vienen registrando. El últimos vienes arribaron dos aviones jet del Incucaí debido a una ablación de órganos practicado a un donante en el Samic. Fernández no precisó qué obras se ejecutarán, pero afirmó que tienen “un proyecto ambicioso” para la pista área a la que hoy se accede por caminos terrados. 

Por otro lado mencionó que parte de las oficinas del municipio fueron trasladadas al nuevo edificio sobre calle Jujuy, inaugurado hace 18 meses, en abril de 2019, días antes de las elecciones de ese año. El alcalde remarcó la importancia de poder mudar todas las dependencias a las nuevas instalaciones, pero esto no será posible aún y se trabajará en ambas direcciones.  

 

foto de archivo, septiembre de 2020