Auto de un abogado obereño con cocaína: Dijo que lo había vendido pero no hizo denuncia de venta

El Ford Focus que huyó de un control en Entre Ríos, el lunes, y apareció abandonado con cinco kilos de cocaína valuada en más de 20 millones de pesos, en Chajarí, está a nombre de un abogado obereño radicado en Panambí, pero con el estudio jurídico ubicado en Oberá. El letrado asegura que vendió el vehículo a una agencia en enero de 2020, pero no hizo la denuncia de venta.

El profesional representa jurídicamente a un conocido (fue detenido varias veces desde que era menor de edad) distribuidor de cocaína de Oberá de apellido Mongez que, a su vez, estaría involucrado en la desaparición de un kilo de droga del depósito de la seccional Tercera, donde fue desplazado el jefe de la División Toxicomanía de la UR II. Según declaró éste último, se habría reunido con el distribuidor de cocaína en el estudio de dicho abogado para el aporte de datos a una causa sobre drogas.  

Por otro lado, el DNI exhibido por el conductor del Focus en Entre Ríos estaba a nombre de un neuquino de 38 años.

 

El Hecho

Poco antes de la medianoche del lunes, personal de la Dirección de Prevención y Seguridad Vial ubicado en el Puesto Caminero Paso Cerrito, en el Norte entrerriano, detuvo la marcha de un vehículo Ford Focus a nombre del abogado obereño.

El puesto caminero de Paso Cerrito, ubicado sobre el kilómetro 243 de la Autovía Gervasio Artigas (Ruta Nacional N° 14) inició el control de rigor de la documentación y “ante la inminente intervención de un perro narcodetector y su guía natural, el rodado emprendió raudamente la fuga”, se indicó desde la Policía.

A raíz de esta situación, se ordenó “un seguimiento controlado” hasta que se encontró el automóvil abandonado sobre una calle pública, a la altura de la Autovía 14 y la Avenida 25 de Mayo, en uno de los ingresos a la localidad de Chajarí.

Se dio intervención a la División Toxicología de la Jefatura Departamental Federación, y se comunicó la situación al Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, quien orientó la requisa del automóvil, donde se encontraron cinco “ladrillos” de estupefacientes.

El narcotest de campo arrojó “clorhidrato de cocaína de máxima pureza” con un peso superior a los cinco kilos y un valor mayor a los 20 millones de pesos.

En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza de Paraná), el subdirector de la División de Prevención y Seguridad Vial de la Policía provincial, comisario Mario Rivero, confirmó que la dependencia policial mantiene “un operativo integral en todos los puntos limítrofes de la provincia, donde se realizan distintos tipos de controles y uno de ellos es el del tráfico de estupefacientes para lo cual se cuenta con canes y personal entrenado para la búsqueda de los mismos”.

En el caso puntual de la noche del lunes, destacó que “al pedirle la documentación de estilo, el funcionario policial sospechó que había alguna anormalidad en el vehículo y pidió que se pase el can, pero cuando se acercaron el conductor se dio a la fuga dejando la documentación en manos del funcionario policial. Se fugó hasta el ingreso a Chajarí donde dejó abandonado el vehículo en marcha y la persona logró escaparse en la oscuridad de la noche”, describió.

Ante ello, agregó que “se trasladó hasta ese lugar al can que responde al nombre Jana, que es una labradora de color negro y marcó la presencia de estupefacientes. Luego se le dio intervención a la División Toxicología de la Departamental Federación que con autorización del Juzgado Federal efectuó la requisa del vehículo, donde se localizaron 5 kilos con 185 gramos de cocaína”.

Asimismo, el jefe policial remarcó que el hombre profugado “dejó el documento de identidad, el carnet de conductor y la cédula verde, y el vehículo estaba a su nombre” y “se está trabajando con la Policía de Misiones para conocer si tenía antecedentes u otro pedido de localización”.