Fernández dijo ante empresarios extranjeros que “estamos dando vuelta la crisis” y pidió “construir un capitalismo solidario”

“Si algo no tenía la Argentina (cuando asumió Mauricio Macri) es un problema de endeudamiento, la deuda externa expresada en dólares representaba el 18% del PBI. Lo que ocurrió con el gobierno que me precedió es que no pudo resolver los problemas fiscales y trató de resolverlos endeudándose”, dijo Alberto Fernández al exponer en un evento de la Asociación de Cámaras Americanas de Comercio de América Latina y el Caribe (AACCLA), quizás la más influyente organización de negocios regionales que está instalada en 23 países y representa a 20 mil compañías de capital norteamericano en este continente.

“En enero 2018, el sistema financiero internacional le dijo basta y Argentina entró en default, pero el FMI vino a socorrerlo y le adjudicó 57 mil millones”, agregó el Presidente. Y aún con más dureza aseguró que “se fugaron de la Argentina”. También precisó que se trató de una “deuda cuantiosa que debíamos pagar en muy poco tiempo”, al punto que solamente entre 2020 y el 2024, la Argentina estaba obligada a pagar 25 mil millones de dólares. Solo este año estaba obligada a pagar 7 mil millones de dólares”.

Si bien fue muy crítico con la gestión de Christinne Lagarde, a quien no nombró, estuvo especialmente agradecido con su sucesora, Kristalina Georgieva. “Valoraré siempre la ayuda que nos dio”, expresó varias veces. Y contó a la audiencia que lo escuchaba que “con el FMI vine trabajando desde el primer día, aún antes de asumir me reuní con ella. Y siempre encontró una mirada realista de su parte y un gran apoyo para que Argentina pueda encontrar una solución con los acreedores privados”.

En relación a la presencia de la misión del FMI que está en Buenos Aires por estos días, el Presidente dijo que “mandó un grupo técnico para buscar un programa que nos permita resolver el problema de la deuda con el Fondo. Estoy confiado en que podremos resolverlo y que Argentina pueda cumplir con sus obligaciones”.

Fernández explicó que cuando llegó a la gestión, en diciembre de 2019, “tenía un escenario también complejo”, con 36% de pobreza, uno de cada tres argentinos era pobre, y también había un grave problema de desempleo, que estaba en el orden de los 300 mil empleos registrados”. En ese contexto “muy difícil, empezamos a trabajar con las ideas que siempre tuvimos, un Estado fuerte, reglas clara para que los privados cumplan, venda, paguen impuestos, ganen dinero y el sistema funcione, pero después vimos lo que estaba pasando con la pandemia y seguimos la experiencia de Europa”.

“Privilegié la salud a la economía”, definió. “El gobierno anterior había cerrado el ministerio de Salud y se había desatendido de la situación sanitaria”, aseguró. “A pesar de lo cual, construimos más de 10 hospitales y 3000 camas” de terapia intensiva. “Enfrentamos la pandemia con la tranquilidad de que nadie que se enfermara pudiera llegar a necesitar de atención médica y no la tuviera”, afirmó.

Contó que “el Estado subvencionó el sueldo de los empresarios privados y así la caída del empleo fue relativamente baja. Aunque tuvimos más dificultades con el trabajo informal que es muy importante, para los que dimos distintos planes sociales. El que mayor magnitud tuvo fue el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que llegó a 9 millones de personas que el estado no registraba ningún tipo de actividad, estamos hablando del 20% de la población argentina”, precisó. Y se atajó: “Marco todos estos datos porque quiero que entiendan de qué lugar nosotros partimos, desde qué lugar salimos a enfrentar este desafío. En diciembre, argentina estaba en terapia intensiva y ahí le agarró el coronavirus”

Sobre el presente de la Argentina aseguró que “tenemos algunos datos para ser optimistas, porque este mes el porcentaje de recaudación impositiva es mayor a la inflación. Por primera vez el consumo de energía es similar al consumo de energía pospandemia, no es un gran dato, porque estamos recuperando niveles de productividad parecidos al que teníamos prepandemia, pero empezamos a dar vuelta la curva”.

Dijo que “Argentina necesita inversión producción y generación de empleo. Argentina ofrece muchas alternativas para invertir”. Y listó las áreas donde nuestro país es atractivo en términos de recursos humanos y naturales como el área tecnológica, de salud, de minería, de petróleo, gas y energías renovables, incluyendo la producción de energía solar y eólica.

Finalmente, el Presidente se mostró favorable a que “en el tiempo que se viene, aprovechemos para hacer un capitalismo distinto al que conocimos, más parecido al original, donde alguien arriesgaba, daba trabajo, hacía crecer, y compartía”- “Es la hora de construir un capitalismo solidario” y de “hacer crecer la economía con un criterio solidario, generando cohesión social”, expuso.

 

Infobae