Consultoras anticipan que la inflación en 2021 superará el 40% anual

A poco más de 100 días de terminar el 2020, los analistas privados anticipan que, por obra y gracia de la pandemia, la inflación de este año terminará en torno al 37%. Para el año próximo, ya sin las restricciones de la cuarentena y con la economía rebotando, pronostican que el índice recuperará brío y encontrará su piso por encima del 40%.

El próximo miércoles el INDEC difundirá el dato de la inflación de agosto. Para el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el Banco Central será de 2,7%, con el año cerrando en 37,8%. Para el 2021, el consenso de los analistas fija el salto de precios en 47%, más cerca del 53,8% al que llegó el Indice de Precios al Consumidor (IPC) en 2019.

¿Cuáles son las claves que marcarán la evolución de los precios a mediano plazo?

Para Victoria Giarrizzo, directora de la consultora CERX, en lo que resta de este año los precios “se van a acelerar un poquito mes a mes. Con el levantamiento de la cuarentena algunos sectores se van sincerando. Uno esperaría que empiece a repuntar el consumo y eso genere más demanda de productos importados y también que el dólar se mueva un poco. De acá a diciembre esperamos inflaciones más cercanas a 3% y 4% mensual”. Con este sendero, “el año va a terminar en no más de 36%”.

La inflación de este año cerrará varios puntos abajo de lo que esperaba al comienzo de la gestión de Alberto Fernández. El REM de enero pasado pronosticaba 41,7% para todo 2020 y 31,3% para 2021. Pero pasó la pandemia, que con las restricciones a las actividades dejó las remarcaciones de precios y los reclamos salariales en pausa y a esto se le sumó la decisión del Gobierno de extender -por ahora hasta diciembre- el congelamiento de tarifas.

“Para el año que viene habrá movimientos en muchos componentes que hoy están tapados: tipo de cambio, precios que no ajustaron por la baja demanda y paritarias. Esto ya da una base un poco más peligrosa para la inflación”, dice Giarrizzo. Desde CERX anticipan un índice en torno a 41/42%. “La recuperación de la economía será lenta”.

Desde EPyCA Consultores, Martín Kalos, plantea que en “la inflación interanual va a seguir cayendo en los próximos meses. Para fin de año se acerca al 36% punta a punta, lo que deja un promedio levemente arriba de 40%”.

Para 2021 “necesitamos saber en qué medida se van a ir ajustando los desequilibrios y cuál es la perspectiva de administración del tipo de cambio. oficial, porque modifica significativamente lo que uno puede esperar. Si se maneja bien, la inflación puede seguir descendiendo lentamente. Si esto no ocurre puede haber más episodios de volatilidad y algún rebrote”.

Gabriel Zelpo, de Seido Consultora, apunta que el año terminará “en 34% ó arriba de 35%”. Este pronóstico tiene como hipótesis que el dólar continuará moviéndose al ritmo actual, 2,6% mensual. Hacia adelante, “los riesgos pasan por el tipo de cambio oficial y las restricciones a las importaciones. Si hay más trabas de este tipo van a subir los precios”.

Otro elemento clave para determinar qué pasará con la inflación en 2021 es lo que ocurrirá con las tarifas. “Este año subieron mucho los subsidios. Esta dinámica es insostenible”, apunta Zelpo.

Un tercer elemento sobre el que Zelpo pone el foco es la emisión. “El aumento de la emisión por la pandemia generó un desequilibrio monetario. La situación del Banco Central es muy compleja. Ahora empieza a circular el dinero y la gente trata de sacarse los pesos de encima. Si bien esto hace que haya rebotes en la demanda de insumos para construcción y refacciones, el incentivo sigue siendo dolarizar”. Con este diagnóstico, Zelpo espera que la inflación 2021 “esté por encima de 40% cómoda, incluso podría llegar a 50%”.

Desde Abeceb, Soledad Pérez Duhalde advierte que para el año próximo hay “dos escenarios con la misma probabilidad de ocurrencia”. En uno “hay una cierta normalización de la actividad económica y la recaudación crece más que el financiamiento del Banco Central al fisco, que puede financiarse en pesos en el mercado”. Así, la inflación se mantiene encarrilada.

El otro escenario es el de un “fogonazo inflacionario”, empujado por la alta circulación de pesos. “El acuerdo por la deuda va a dar una mano, pero hay que ver cómo sigue el comportamiento de la brecha cambiaria, porque la suba puede llevar a una disrupción. El margen es extremadamente acotado”.

(Fuente: Clarín)