Imputaron a ocho policías por la desaparición de un kilo de cocaína en la Tercera

La Justicia Federal de Oberá, a cargo de Alejandro Gallandat Luzuriaga, halló elementos para imputar a seis efectivos de la División Toxicomanía, a la jefa y al segundo a cargo de la Seccional Tercera, por la desaparición de un kilo de cocaína de máxima pureza que se hallaba en depósitos de esa comisaría ubicada frente al hospital Samic.

El subcomisario Carlos Ariel L., pasado a disponibilidad, habría entrado en contradicciones que derivaron en la renuncia del abogado asignado, mientras que en el libro de guardia no se registraba el acceso del personal de Toxicomanía al depósito, despertando las suspicacias.

En paralelo a la causa judicial, la Jefatura ordenó el pase a disponibilidad del subcomisario Carlos Ariel L., además de un sargento y una cabo que fueron los últimos en ingresar al depósito, según publicó el matutino provincial El Territorio. 

Los citados subalternos habrían accedido al depósito el pasado 5 de agosto, dos días antes de que el jefe de la división informe sobre la desaparición de la droga.

Fueron el subcomisario Carlos Ariel L. y el oficial auxiliar Hugo Ariel B. -jefe y segundo a cargo, quienes notificaron del faltante a la superioridad. Antes de dirigirse al depósito ubicado en la Seccional Tercera se presentaron en la base de la División Investigaciones, donde circunstancialmente se hallaba el segundo jefe de la UR II, a quien habrían solicitado que los acompañe para realizar el conteo de la droga, lo que no fue posible porque el superior estaba ocupado con un asunto urgente.

Asimismo, horas antes el subcomisario se encontraba cubriendo un servicio adicional en un conocido mayorista local, solicitó relevo por una presunta indisposición y se retiró antes de que llegue su reemplazo, lo que resulta al menos llamativo.

Días después, ya en disponibilidad el mismo oficial se habría presentado en la base de la División Toxicomanía con intención fotografiar expedientes y reunirse con el personal.

Pero los subalternos se negaron a tales requisitorias, alertaron de la irregularidad a los superiores y se radicó una denuncia por presunto entorpecimiento de la investigación.