Intrusaron una casa de los Kirchner y Máximo pide a la justicia que se encargue de la reparación

RÍO GALLEGOS. El episodio ocurrió en junio, en una vivienda bajo intervención judicial. Del desalojo del inquilino a la “sorpresa” por la intrusión.

Máximo y Florencia Kirchner fueron víctimas de una situación que parece haberse vuelto común durante el aislamiento por la pandemia de coronavirus: la ocupación ilegal de la propiedad privada.

Según pudo saber TN.com.ar de fuentes judiciales, al menos dos personas ingresaron a la propiedad que los hijos de la vicepresidenta Cristina Kirchner poseen en la calle 25 de Mayo al 255, en Río Gallegos, Santa Cruz, y que se encuentra bajo intervención judicial en la causa Los Sauces.


La vivienda en cuestión (una de las 26 que conformaron la sucesión de Néstor Kirchner) estuvo alquilada hasta los primeros meses del 2020 pero el inquilino debió ser expulsado por falta de pago. La interventora judicial Raquel Moyano lo hizo a través de una orden de desalojo. Sin embargo antes de irse dejó un escenario catastrófico: se llevó todo tipo de materiales -incluso los sanitarios- y el estado de la propiedad dista de ser el mejor.


La historia detrás de la ocupación
En abril la propiedad fue colocada a disposición de Máximo Kirchner tras un pedido del abogado Carlos Beraldi. El Tribunal Oral Federal 5 no le entregó el manejo de la casa, sino el permiso para su uso con algunas exigencias, tal como publicó Clarín. El diputado quiere que la casa sea usada por su expareja, pero el estado de deterioro es tal que la convierte en inhabitable.

Ante este escenario Beraldi, que denunció al inquilino y a Raquel Moyano, solicitó la inmediata reparación de la vivienda y acusó a la interventora de no haber resguardado los intereses de sus defendidos. El Tribunal Oral Federal 5 dio lugar a la petición y ordenó las tareas de mantenimiento en el lugar.

Fue allí cuando Moyano envió a la casa a un designado para “notificar las novedades del inmueble”. Al arribar al lugar, la persona -cuyo nombre este medio se reserva- advierte que la puerta había sido forzada y encuentra en la propiedad una serie de elementos que daban cuenta de la usurpación del bien.