Ante la incertidumbre, algunas aerolíneas ya cancelaron los vuelos a la Argentina previstos para septiembre

BUENOS AIRES. El 1 de septiembre se convirtió en una fecha clave para las líneas aéreas que operan vuelos internacionales desde y hacia la Argentina. Ese día termina el plazo que limita la comercialización y operación de vuelos, según las normas dictadas en abril pasado.

Sin embargo, a medida que se acerca ese dead line, entre las empresas crece la incertidumbre por el futuro antes que la expectativa por reanudar las ventas de pasajes. Lo que ocurre es que consideran prácticamente un hecho que el Gobierno va a extender las restricciones debido a la situación sanitaria provocada por el covid. Pero la falta de confirmación oficial las empujó a una parálisis operativa, ya que no quieren arriesgarse a ofrecer fechas que luego deberán reprogramar.

Las pocas señales que salieron desde algunos funcionarios de las áreas de salud y transporte, sugieren que el escenario más probable es el de una postergación.

De hecho, la falta de certezas para trazar un plan de operaciones cumplible hizo que algunas compañías internacionales hayan desistido de retomar en septiembre los vuelos con destino a Buenos Aires. El caso más reciente fue Emirates Airlines, que comunicó esta semana que cancela esa ruta hasta nuevo aviso: “Esperamos reiniciar nuestras operaciones en Buenos Aires cuando sea comercial y operacionalmente factible hacerlo. Haremos un anuncio formal si hay algún avance en este sentido”.

Otras empresas que tampoco confirmaron todavía fecha de regreso a Buenos Aires son Qatar Airways, Norwegian Air filial Londres y la brasileña Azul.

En otros casos, como la estadounidense United, fueron corriendo fechas de inicio de los vuelos hacia el país. United anunció que lo hará el 1 de octubre, aunque ya tenía pasajes vendidos para visitar la Argentina que fueron cancelados. Por su parte, Alitalia anunció que en septiembre volará a Buenos Aires dos veces por semana, aunque aclaró que “el cronograma podría variar en caso de que las autoridades de aviación comercial nacionales lo dispongan”. La brasileña Gol también dijo que postergará su regreso hasta octubre.

Por otro lado, las empresas que vuelan cabotaje (Aerolíneas Argentinas, Andes, Flybondi y JetSmart) también comparten la preocupación por saber qué pasará el 1 de septiembre. En las prioridades de las autoridades aeronáuticas estaban primero los vuelos domésticos (se habló de julio), para llegar luego a la normalización de los internacionales. Si ese criterio se mantiene no habría esperanza alguna de destrabar el tráfico al exterior el mes próximo.

La expectativa de tener alguna certeza oficial se trasladó al próximo miércoles 12. Ese día se hará un webinar organizado por IATA (la asociación internacional de líneas aéreas) titulado “Argentina listos para el despegue”. Se lo plantea como una “mesa de discusión virtual para la reanudación segura de la aviación”, de la cual participarán Paola Tamburelli, titular de la Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC); Pablo Ceriani, presidente de Aerolíneas Argentinas; José Botelho, de ALTA, que agrupa a las aerolíneas latinoamericanas, y Daniel Ketchibachian, CEO de Aeropuertos Argentina 2000. Los directivos de las empresas aéreas estiman que de allí podría salir algún anuncio por parte de Tamburelli, si es que no ocurre antes.

En abril, cuando se dictó la restricción hasta el 1 de septiembre, la IATA advirtió en una nota al Gobierno que “limitar las operaciones aéreas tiene un efecto económico grave, pues implica que las aerolíneas no generarán ningún ingreso en más de 4 meses, poniendo en riesgo los más de 329.000 empleos sustentados por el sector en el país”.