Herrera contaría con un presupuesto de $141.423.788.000 en 2021; el 26,79% para “una educación de vanguardia”, dijo

MISIONES. El Poder Ejecutivo estimó en 141.423.788.000 pesos el total de los recursos a distribuir en la administración pública provincial del próximo año. Anticiparon que se priorizarán cuestiones sociales, a las que se prevé asignar alrededor del 70 % de ese monto. El expediente tomó estado parlamentario en la sesión semanal de la Cámara de Representantes y fue derivado a la Comisión de Presupuesto.

Según manifestó el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, el presupuesto “promueve la inclusión social, con la salud más fortalecida de todo el país, la economía del conocimiento y la educación de vanguardia”.

El proyecto de ley “promueve la vigorización de la producción en todos los órdenes con recursos crecientes” y prioriza “la salud de avanzada y la educación del futuro”, entendiendo que estos ejes han posibilitado “afrontar esta pandemia y permitir el ejercicio de gran parte de las distintas actividades económicas, constituyéndonos en la provincia con mayor nivel de actividad del país, siempre atendiendo a los cuidados intensivos conforme a los protocolos sanitarios”, manifestó el gobernador.

También se prevé “continuar asistiendo a nuestros productores primarios y a la agricultura familiar, al desarrollo industrial estratégico de la provincia, con la protección del medio ambiente y promoviendo las herramientas agroecológicas que cuiden a las familias misioneras, siempre manteniendo a la hacienda pública provincial equilibrada y desendeudada, para no comprometer a las generaciones futuras”, expresó Herrera Ahuad en el texto que acompaña al presupuesto.

“Sabemos que tenemos muchos desafíos por delante, pero que estamos en el camino correcto para seguir cuidando a las familias misioneras, para que puedan vivir en una provincia que progresa y evoluciona en concordia”, agregó.

Y advirtió que el presupuesto no debe ser rígido, sino que debe poder adaptarse a los cambios que eventualmente pudieran presentarse, para que pueda constituirse en” una herramienta eficaz para la gestión”.

El proyecto incorpora los requerimientos del Poder Judicial, los del Tribunal Electoral y los del Tribunal de Cuentas, mientras que el Poder Legislativo sancionará su propia previsión de gastos, como lo determina la Constitución provincial.

La clasificación de las erogaciones del presupuesto para la Administración Pública según finalidades y por funciones, “muestra la naturaleza de los servicios que el Estado brinda a la comunidad”, al tiempo que permite visualizar la importancia que le otorga a los servicios que presta”, consideró el titular del Poder Ejecutivo.

“El Proyecto Político de la Renovación siempre direcciona todos los esfuerzos presupuestarios posibles hacia las políticas públicas de inclusión social, porque nuestra mayor aspiración es que todos los misioneros tengan igualdad de oportunidades para construir su futuro, brindándoles las herramientas necesarias para lograrlo”, destacó.

Más de la mitad del presupuesto proyectado se destinará al gasto social, que se conforma por tres áreas: salud (20,04%), bienestar social (21,23%), y cultura y educación (26,79%), con una asignación que representa un 68,06% del total.

Los recursos han sido proyectados en función de la recaudación de tributos que se registra actualmente, y según el escenario económico que se vislumbra para el 2021, informó el gobernador.

Presupuesto de Cámara
En la sesión también tomó estado parlamentario el proyecto que propone establecer el presupuesto de gastos de la Cámara de Representantes para el próximo año en 1.618.832.000 pesos, que representan una participación del 1,24% respecto del presupuesto de la administración pública.

“La Cámara ha venido acompañando las políticas de contención del gasto del Poder Ejecutivo”, y posibilitando de esta manera que el ahorro presupuestario pueda “volcarse al gasto social de la provincia, en beneficio de los sectores más vulnerables”, se informa en el expediente que ingresó al circuito legislativo.

La previsión efectuada por el Poder Legislativo tiene en cuenta los contextos económicos actual y proyectado, en los que se realizará “todo el esfuerzo posible” para ajustar los gastos de la Cámara”, según consta en el expediente.