La explosión que dejó al menos 100 muertos habría sido causada por químicos mal almacenados

BEIRUT. La población de Líbano intenta recuperarse del horror causado por una fuerte explosión en el puerto de Beirut que el martes dejó decenas de muertos y miles de heridos en la capital libanesa.

Según informó la Cruz Roja libanesa este miércoles, hay al menos 100 víctimas mortales y más de 4.000 heridos, cifras que las autoridades temen que aumenten dada la cantidad de desaparecidos que pueden estar entre los escombros de los edificios colapsados.
El incidente causó además graves destrozos materiales en el puerto y zonas colindantes.

Las autoridades de Líbano apuntan que lo ocurrido se debió a la explosión de una gran cantidad de fertilizante depositado durante seis años en un almacén en el puerto.
El presidente del país, Michel Aoun, escribió en Twitter que era “inaceptable” que hubiera 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas de forma insegura.

Aoun decretó tres días de luto y anunció un fondo de emergencia por valor de unos US$66 millones.

Entre el estupor y la tristeza, la pregunta que muchos se hacen es cómo pudo producirse esta mortal explosión.

En una reunión de urgencia con el presidente, el primer ministro de Líbano, Hassan Diab, reveló que había un cargamento de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que llevaba seis años almacenado en el puerto sin las medidas de seguridad adecuadas.

Los peligrosos químicos habían sido confiscados a una embarcación en 2013.


Qué es el nitrato de amonio
El nitrato de amonio es un químico industrial común que tiene diferentes usos, pero los dos principales son como fertilizante agrícola y para minas explosivas.

Una explosión de nitrito de amonio puede desprender gases tóxicos y producir una humareda naranja.
Es altamente explosivo cuando entra en contacto con fuego, y al hacer explosión puede desprender gases tóxicos como óxidos de nitrógeno y amoníaco.

Por eso hay reglas muy estrictas para su almacenamiento seguro.

Entre los requisitos está que el lugar esté preparado a prueba de incendios.

Tampoco puede haber desagües, tuberías u otros canales en los que se pueda acumular el nitrato porque crearía un peligro explosivo adicional.

¿Un ataque?
En un país como Líbano, que ha vivido una larga guerra civil (1975-1990) y que se encuentra en una región donde no faltan los conflictos, no es extraño que una explosión como la del martes se asocie rápidamente con un ataque intencionado.


La explosión dejó daños severos.
Algunas miradas giraron hacia Israel, país vecino con el que Líbano tiene un pasado de enfrentamiento bélico y con el que persisten las tensiones fronterizas.

El episodio más reciente ocurrió la semana pasada cuando el gobierno israelí afirmó que había desmantelado un intento del grupo radical libanés Hezbolá de infiltrarse en su territorio.

En conversación con la BBC, un funcionario israelí negó rotundamente que su país tuviese algo que ver con la explosión, y el propio jefe de seguridad libanés también descartó esa posibilidad.

El corresponsal de la BBC en Medio Oriente, Jeremy Bowen, señaló que el desmentido israelí “parece bastante creíble”.

Un país en crisis
La explosión ocurre en un país con un contexto ya delicado, agravado por su peor crisis económica desde la guerra civil de 1975-1990.

La situación pone de relieve las profundas divisiones en la sociedad libanesa, donde muchos ciudadanos acusan a la élite política dominante de acumular riqueza en lugar de realizar las amplias reformas necesarias para resolver los problemas del país.

Lo ocurrido este martes tiene además conexión con otro episodio sensible en el país. La explosión se produjo cerca del lugar donde un atentado con auto bomba mató al ex primer ministro Rafik Hariri el 14 de febrero de 2005.

Precisamente, en los próximos días se espera que se anuncie el veredicto del juicio a cuatro hombres acusados de organizar el ataque.

El primer ministro, Hassan Diab, prometió en un breve discurso televisado este martes que los responsables de la gran explosión van a “pagar el precio” y que esta catástrofe “no pasará sin responsabilidades”. (BBC)

 

Dos coches volteados por la fuerte explosión en Beirut.

Mapa