Encuestan sobre mantener el horario comercial de corrido en Oberá después de la cuarentena

OBERÁ. Desde hace un mes y medio y debido a la pandemia del Coronavirus, se experimenta en la ciudad el horario comercial de corrido que comienza a las 7.30 y concluye a las 15 horas, que ahora se extenderá hasta las 17 desde el lunes. Obligadamente, los obereños como así también en otros municipios, debieron adaptarse a circular en estos horarios, lo que cambió el paisaje urbano durante la siesta. 

Antes del 20 de marzo, la vida comercial e institucional de la ciudad llegaba hasta las 12 y durante la siguiente hora el movimiento comenzaba a reducirse hasta volverse en calles casi desérticas entre las 13 y las 15 horas. Esto era debido a la costumbre de dormir la siesta que tiene el misionero. Incluso, una conocida librería sobre calle Corrientes, al llegar las 11.55 de la mañana ya comenzaba a cerrar las puertas, una forma de trabajar bastante pueblerina.

Hoy el movimiento de clientes en las calles no muere a las 13 y se observan cada vez más personas transitando y haciendo compras durante la siesta, dado que todo cierra a las 15.

En ese sentido, el abogado local Francisco Kempski inició una encuesta por internet bajo la premisa de que se continúe utilizando el horario de corrido en la ciudad, tal como ocurre en urbes como Buenos Aires, Rosario, Santa Fe o incluso Encarnación debido a los altos costos de movilidad y estrés para los empleados y comerciantes al tener que asistir a trabajar dos veces al día, como así también beneficiar a los clientes que llegan de localidades vecinas a hacer compras o consumir servicios.   

Kempski fundamentó su encuesta expresando que “la dinámica sociocultural económica del siglo XXI genera cambios constantes y el aprovechamiento del tiempo al máximo para revalorizar nuestros hábitos humanos y fortalecer nuestras conductas emocionales y cognitivas al establecer tiempos para nuestro propio desarrollo personal que redundará en mayor desarrollo social y económico.

De acuerdo a amplios debates con personas de diferentes ámbitos pudimos establecer pautas relacionadas a la propuesta de romper estructuras sociales y debatir, reflexionar y repensar como funcionamos como sociedad. La pandemia nos forzó a cambiar nuevos hábitos y claro está que uno de ellos fue el horario comercial.

Este nuevo horario ha traído algunas opiniones a favor y otros que no están muy convencidos de la idea. Queremos conocer la opinión sobre la implementación del horario corrido de bancos, administración pública y otras organizaciones públicas y privadas de Oberá”, finalizó.

 

Para participar de la encuesta: 

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScXSjpQOb9gXfFmmwd9QRkwg41D51AK9ADG3ZRDaVITIelWVw/viewform?vc=0&c=0&w=1&fbclid=IwAR1OjsMcmljqc_ZcvHVzin950Vp_lq7elymWq6kwvueyALC8Ro2Mvoav6YE