Para Sedoff no se perdieron días de clases gracias a la plataforma: “es una de las App más descargadas del mundo”

MISIONES. En declaraciones a Red Ciudadana de Posadas, el ministro de Educación, Miguel Sedoff consideró que no se perdieron días de clases en la provincia a partir de la implementación de la herramienta tecnológica denominada Plataforma Guacurarí, y hasta aseguró que es las App más descargadas del mundo. Sin embargo, muchos docentes aseguran que les es imposible utilizarla y terminan enviando tareas por Whatsapp, pero sin dar clases lo que termina convirtiendo a los padres en docentes sobre contenidos que ni ellos entieden. 

En ese sentido, Sedoff aseguró que “en dos semanas y media más de un millón y medio de visitas hablan a las claras de que se utiliza la Plataforma. Es una gran herramienta para la contingencia, pero obviamente eso no es suficiente, lo dijimos desde el inicio. Es la base de nuestra estrategia, pero se complementa con otras acciones que se llevan a cabo en aquellos lugares donde la conectividad es mala o no existe”.

El titular de la cartera educativa reconoció que “me han llegado las quejas de padres de que los hijos tienen demasiada tarea. Nuestra idea es que la emergencia es una situación de crisis para toda la sociedad, entonces no debemos agregar algún motivo más de angustia o preocupación a esta situación en la que estamos”. Explicó que “en este momento en el mundo, el 87% de todos los alumnos no van a clases según la Unesco, casi 850 millones de alumnos. Esta situación es inédita y requiere mucha calma, mucha reflexión. Tenemos que tener en cuenta no sólo el aprendizaje sino también el impacto que tiene la emergencia, entonces no podemos agregarle al impacto sanitario o económico o social, una exigencia desmedida desde el sistema educativo”.

En la misma línea, Sedoff dijo que “en algunos casos se intenta transferir la misma dinámica de la presencialidad a la no presencialidad y son dos mundos completamente diferentes. La no presencialidad implica una relación de 3 a 1 en tiempo por la presencialidad. Una clase presencial puede durar 40 minutos, pero una clase no presencial no puede durar más de 10 o 12 minutos. Esa es la proporción que tenemos que tener en cuenta y eso es lo que estamos tratando de transmitir, lo estamos trabajando con lo supervisores y con los directores de enseñanza”.

Consultado acerca de una posible suspensión de las vacaciones de invierno para recuperar días de clases, dijo “hasta ahora no consideramos necesario” e incluso analizó que sería una “presión desmedida” sobre los alumnos suspender el receso de julio.