128 casos de Coronavirus: Decretaron cuarentena total en Argentina

BUENOS AIRES. Tras la confirmación de 31 nuevos casos, se decretó cuarentena obligatoria total.

 

De los nuevos positivos, 15 corresponden a la provincia de Buenos Aires, ocho a la Ciudad, tres en Córdoba, dos en Chaco y uno en Tucumán, Santa Fe y Río Negro.

 

La cuarentena no afectaría a locales de abastecimiento de alimentos y farmacias, a las que el gobierno les garantizará el normal abastecimiento de productos.

En ese marco, los servicios de transporte logístico estarían exceptuados de la prohibición precisamente para garantizar que no falte nada en los centros de abastecimiento y llevar tranquilidad a la población para que no haya salidas masivas para la compra de alimentos o fármacos.

La circulación de personas en las calles también estaría fuertemente restringida y aquellos que lo hagan deberían tener una justificación fehaciente para que se les permita seguir su camino. De lo contrario serán invitados a retornar a sus hogares.

La cuarentena total regirá desde desde esta medianoche hasta -en principio- el 31 de marzo. 

Alberto Fernández explicó que esta medida se dispuso porque, a pesar de las restricciones que se establecieron en los últimos días para garantizar el aislamiento social, “seguimos teniendo problema de gente que no entiende que no se puede circular en las calles en estas condiciones, porque el riesgo en el que se pone al otro es muy grande”.

A través de un anuncio televisivo, el Presidente aclaró que las personas podrán salir únicamente para “hacer lo necesario para su vida habitual” y explicó que se podrá asistir a los “negocios de cercanía abiertos, a los almacenes, a los supermercados, a hacer compras en negocios de cercanías, como ferreterías y farmacias”.

“Pero a partir de las 0 horas, la Prefectura, la Gendarmería, la Policía Federal y las policías provinciales estarán controlando quién circula por las calles. Y entiéndase que aquel que no pueda explicar lo que está haciendo en la calle se verá sometido a las sanciones que el Código Penal prevé para quienes violan las normas que la autoridad sanitaria dispone para frenar una epidemia, o en este caso una pandemia”, advirtió.

Y remarcó: “Vamos a ser absolutamente inflexibles. La verdad que esta es una medida excepcional que dictamos en un momento excepcional, pero absolutamente dentro del marco de lo que la democracia permite”.

El Presidente explicó que la norma también tiene excepciones y repasó que ellas contemplan a quienes trabajan en los gobiernos nacionales, provinciales y municipales, en los niveles de conducción política, quienes trabajan en sanidad, en las fuerzas de seguridad y en las fuerzas armadas y a quienes se desempeñan en una serie de actividades como la producción de alimentos, fármacos y combustibles, entre otras.

“Vamos a ser muy severos con los que no respeten el aislamiento que estamos planteando. Y vamos a ser muy severos porque la democracia nos lo exige. El primer deber de un gobernante es cuidar la salud y la integridad física de su gente”, insistió. 

El Jefe de Estado definió los detalles de esa medida durante una cumbre con los gobernadores en la Quinta de Olivos.

La idea del Gobierno es aplacar la curva de contagiados, aseguran fuentes oficiales. Como contrapunto, el parate de la actividad impactará de lleno en los bolsillos por el cierre temporario de miles de negocios.

La cuarentena total comenzó a tomar forma el miércoles, durante la reunión que Alberto Fernández mantuvo con los jefes parlamentarios de la oposición. Puntualmente, allí se estudiaron los mecanismos para “aumentar las restricciones y los niveles de aislamiento”.