“Con los parches, un docente cobra $20.250, el 50% de la canasta básica… sueldos de indigencia”

MISIONES. La agrupación sindical Tribuna Docente, que se declara como “la oposición en UDPM”, emitió un comunicado en referencia a las paritarias “que se vienen”, la canasta básica cuyo monto está muy por encima del salario de los trabajadores de la educación y el regreso del IVA.

 

El comunicado reza: En los próximos días se va a conocer la inflación anual de 2019 que seguramente superará el techo del 50%. En Misiones ésta inflación significa una Canasta Básica Total de $41.265 según el IPEC, una cifra muy lejana a la realidad de los ingresos de la gran mayoría de familias trabajadoras misioneras. A esta inflación hay que sumarle el impulso de aumento que generó la restitución del IVA a los productos de la canasta alimentaria, un aumento apenas paliado acuerdos con cadenas de grandes supermercados – presentes solamente en ciudades y capitales de algunas provincias, entre las que Misiones no se enlista – para que no superen el 10%.

La “paritaria” y el salario docente en Misiones

La última paritaria fue “negociada” UDPM y SIDEPP, en enero del 2019, ambos gremios firmaron a libro cerrado un acuerdo con el gobierno de la Renovación por un aumento del 18% complementado con una quita de los aportes jubilatorios del 5%. Una “suba” del 23% que se anticipaba insuficiente frente a la perspectiva inflacionaria y no recompuso la pérdida salarial del año anterior, licuando así año tras año el valor real de uno de los salarios docentes más atrasados del país.

Ante la situación inflacionaria y el creciente descontento, el saliente gobierno de Passalacqua intentó a mediados del pasado año calmar las ansiedades implementando sumas en negro a modo de bonos miserables de $2500 por tres meses – algo que su sucesor Herrera Ahuad continuó con un bono de igual monto para enero y febrero – y anunciando a las apuradas que el aumento en cuotas decretado en septiembre por el ejecutivo nacional para el Salario Minino, la provincia lo pagaría de una vez y con fondos propios. Una mentira total ya que nos encontramos que al día de la fecha dicho aumento aún no se completó bajo la excusa de “nación no envió los fondos”.

Estos parches, además de ser insuficientes, al ser aplicados como adicionales en negro, por agente y condicionales, excluyen del aumento a todos los trabajadores de la educación que sumaran ingresos totales superiores al piso de $ 20.250 ($ 16.875 + 20% acordado a cuenta de paritarias en 2016) como así también a los jubilados, generando también un emparejamiento de los sueldos con o sin antigüedad (hasta los 10 años), con o sin adicional de zona desfavorable, uno o dos cargos en primaria, y entre las 12 y 16 horas de secundaria, distorsiones que aumentan la ya insoportable confusión sobre las remuneraciones (hoy son pocos los docentes activos o pasivos que pueden decir con exactitud cuánto deben o van a cobrar a fin de cada mes), esta confusión parece haber llegado también a los encargados de liquidar sueldos del CGE, que han dejado a no pocos colegas sin el correspondiente cobro de diciembre o han pagado sumas desiguales por iguales servicios en un momento del año donde los canales de reclamo están cerrados.

Resumiendo, con todos los parches adicionales, en negro e inexplicables, un docente misionero, titular o suplente, que alcance las 15 horas cátedra en secundaria o un turno en primaria debería tener un ingreso total de $20250 cifra que se compone por un básico de $5.805,77 inflado con sumas no remunerativas.

$20250 es prácticamente el 50% del costo de la canasta básica, es decir que los sueldos son literalmente de indigencia, más cuando consideramos que pocos son los docentes de baja antigüedad que reúnen las condiciones para alcanzar esta cifra.

Preparemos el no inicio: Paritarias libres y sin techo

El gobierno Nacional, del que la renovación es aliado, ya a anunciado una “paritaria federal” docente convocada para mediados de mes. Si bien muchos docentes cifran sus esperanzas en la paritaria, lo cierto es que la misma estará condicionada por las negociaciones de la deuda externa y posiblemente signifique además un aumento de sumas en negro, como ya ha anticipado Caballero, el flamante secretario general de UDPM.

Los docentes no debemos permitir que los gremios que se sienten en la negociación – UDPM, SIDEPP y desde este año posiblemente MPL – cierren acuerdos sin consultar a las bases.

Desde Tribuna Docente, agrupación interna opositora de UDPM, llamamos a los trabajadores a ponerse en estado de alerta, reunirse en asambleas en plazas y salir a las calles hasta lograr una verdadera recomposición salarial. Los ejemplos de los docentes de Chaco y Neuquén, que mediante huelgas generales y asambleas lograron acuerdos salariales con cláusulas gatillos demuestran que una negociación favorable es posible.

Vamos por un aumento Inmediato de $10.000 al básico, por paritarias libres y sin techo, por un salario por cargo igual a la Canasta Familiar, por salarios indexados a inflación. Por jubilación a los 25 años de servicio y el 82% móvil.