Ríos hizo un balance de gestión: “El municipio que va a recibir Burger no tiene deudas”

CAMPO VIERA. En el último día de su gestión al frente de la Municipalidad de Campo Viera, Juan Carlos Rios, llamó a conferencia de prensa a los medios de su pueblo, “para rendirle cuentas a la comunidad, informando lo que le dejo al próximo intendente Guillermo Burger”, comenzó diciendo.
A continuación aclaró que “si bien el 29 de noviembre pasado hemos hecho una presentación pública, siempre quedan algunos ajustes que tienen que ver con lo administrativo y financiero”, sostuvo.
Seguidamente, aseguró que “el municipio que va a recibir Burger no tiene deudas”, y acotó que “el próximo intendente tendrá los recursos listos para hacer frente a los compromisos que por razones de tiempo, está gestión no pudo finiquitar”.
Apuntó que “las obras que están en ejecución, Burger las podrá continuar y terminar”.
Dijo que “el aguinaldo para los empleados municipales está asegurado.
Agregó que “dejamos 1 millón ochocientos cincuenta mil pesos, menos 650 mil pesos de aguinaldo, le queda a la próxima gestión 1 millón doscientos mil pesos para afrontar los gastos desde mañana ( por el 10 de diciembre )”.

El parque automotor de la Municipalidad está con el seguro pagado hasta el 10 de enero, afirmó.
Reconoció que en los últimos cuatro años, le fue muy difícil hacer frente a los proyectos, dado que desde Nacion ( gobierno de Macri ) bajaron o quitaron la llegada de dinero a la provincia y por ende, a la Municipalidad.
En ese sentido, destacó que el Centro de Día ubicado en Barrio El Progreso, es lo único que se pudo comenzar a hacer y que el próximo intendente lo podrá terminar.
Obras como los de la calle Corrientes, aseguró que “no pude llevarlas a cabo, dado que desde el concejo deliberante hubo mezquindad y barreras que impedían ejecutarlas en tiempo y forma”. Agregando que “cuando quisimos hacer las obras necesarias para la calle Corrientes costaban 1 millón y medio de pesos más o menos, pero lamentablemente, no fue aprobado el presupuesto y luego por la inflación se fueron a 10 millones de pesos”, imposible para la comuna.
También dijo que “nos queda como deuda social, las obras de viviendas, pero que no se pudieron concretar debido al tremendo ajuste que hizo el gobierno nacional en estos últimos cuatro años”, pero Rios cree que Burger podrá concretar dado que ” el gobierno de Alberto Fernández, quiere motorizar la obra pública”.
En cuanto al sueldo de los municipales, Rios dijo que desde las últimas elecciones ( en junio ) “no hemos podido otorgarle aumentos”.
“Todo se ajustó, y lo unico que pudimos darle fueron bonos que en total fueron 15 mil pesos”, entre bono “Primavera” y otros compensatorios.
El intendente saliente aseguró que continuará viviendo en su pueblo, y que a través de su sublema Respeto Orden y Trabajo, seguirá ayudando a los pobladores, se pondrá a disposición en lo que le solicite el intendente entrante, y no descarta una candidatura reelectoral para 2023, dejando entrever esa posiblidad, pero sin afirmarlo en concreto.