Padres de la EPET 35 desesperados ante la urgente situación edilicia de la institución

OBERÁ. La Diputada Giuliana Perini presentó un Proyecto de Comunicación, pidiendo al Ministerio de Educación de la Provincia que arbitre medidas urgentes a fin de solucionar la situación edilicia de la EPET Nro. 35 de Villa Bonita.
Los padres de alumnos y alumnas de la Escuela EPET N° 35 reclaman que hace 28 años las instalaciones de la Institución necesitan mejoras. Los propios estudiantes desarrollan actividades para recaudar fondos y sostener la escuela, pero lo poco que tienen, producto de donaciones, sólo funciona como parche y no brinda una real solución al problema edilicio.
Es de público conocimiento que al lugar asisten más de 200 alumnos y el edificio se encuentra desbordado. No cuenta con los espacios necesarios para desarrollar las clases; y al brindar la escuela la modalidad técnica, se desarrollan en ella actividades de taller que se vuelven riesgosas para los alumnos, que además de no contar con la protección necesaria, se encuentran desprovistos de un seguro médico para urgencias.
Los talleres, sanitarios, cocina, aulas, sala de informática, dirección y el pasillo para recreo, forman parte de un mismo espacio en común, que debe ser compartido entre todos los alumnos. Es por ello que algunas clases, como las de educación física, deben ser dictadas en el playón municipal.
Por otra parte, es imperiosa la necesidad de generar más espacios de estudio, aulas con capacidad y equipadas. Al momento, las máquinas comparten las mismas aulas donde se dictan las clases teóricas, por lo que se torna difícil que los alumnos puedan desarrollar sus estudios de forma armónica y organizada.
Hace varios años que la escuela subsiste gracias a la solidaridad de los vecinos, quienes compran rifas organizadas por los alumnos, para arreglar las aulas que se deterioran cada vez más. También se realizan Festivales a los que asiste la comunidad para comprar materiales que le den la posibilidad de hacer crecer un poco más las aulas que resguardan del frío y la lluvia a la totalidad del alumnado.
Los padres reclaman una real y efectiva solución al problema y no promesas vacías como vienen recibiendo hace años por parte del Ministerio de Educación y el Consejo General de Educación de la provincia.