Hay 11 muertos y más de 800 detenidos en Chile

SANTIAGO DE CHILE. Una nueva jornada de protestas, saqueos, violencia y represión policial se registró ayer en varias ciudades de Chile luego de que violentas manifestaciones dejaron al menos 11 muertos y cientos de heridos y detenidos, además de pérdidas de cientos de millones de dólares, en tres días de diturbios desencadenados por el aumento de la tarifa de subterráneo.

La intendenta Metropolitana Karla Rubilar confirmó 8 muertes en la última jornada de protesta en la región, las que se suman a los dos muertos durante la jornada del sábado. Además, aunque no fue considerado en el informe oficial, se informó de la muerte de un hombre en la ciudad de La Serena producto de un disparo.

“Se confirmaron, lamentablemente, ocho fallecidos este domingo. Tenemos cinco en el incendio de la mañana de Renca, tenemos dos en el incendio de Construmart, y uno en el incendio de Matucana”, explicó Rubilar pasada la medianoche.

Las autoridades informaron oficialmente de diez víctimas, todas en incendios. Primero dos mujeres murieran en un incendio que afectó a un supermercado, cinco en una situación similar en bodegas de la comuna de Renca y otra persona que murió en un incendio del supermercado Líder. A ellos se sumaron las víctimas del incendio de una tienda de materiales de construcción.

En tanto, según informa radio Bio Bio, en La Serena un hombre murió tras recibir un disparo que habría hecho un militar, frente al Mall en La Serena, mientras que un segundo afectado quedó herido de gravedad tras ser impactado en el tórax. Esa sería la víctima número 11 de las jornadas de protestas.

Respecto a esta nueva jornada, la autoridad regional señaló que “vamos a enfrentar un lunes complejo” debido al transporte público limitado, establecimientos educacionales cerrados y posibles nuevos enfrentamientos entre manifestantes y la policía.

 

El presidente Sebastián Piñera suspendió el sábado un alza del pasaje del metro, que se había incrementado de 800 a 830 pesos (1,2 dólares) el viernes pero no logró con eso restaurar la calma en el país y, por el contrario, la inquietud, que incluyó sonoros cacerolazos, se expandió a regiones fuera del área metropolitana.

Pese a la vigencia del toque de queda, decenas de manifestantes incendiaron en la noche del sábado el edificio del diario El Mercurio, el más tradicional del país, en el puerto de Valparaíso.

Los militares patrullaron las calles en tanquetas y otros vehículos y sobrevolaron las zonas de los disturbios en helicópteros para evitar nuevos incendios en la red de subtes, la más moderna y cara de América Latina, que causaron solo allí pérdidas de 300 millones de dólares y podrían mantener algunas líneas paralizadas por hasta cuatro meses.

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, detalló que dos personas murieron y una quedó herida de gravedad tras el saqueo de un supermercado. Por otra parte, se confirmó el fallecimiento de cinco personas más en el incendio de una bodega en Renca.

Chile tiene una de las economías más estables de la región, pero presenta importantes niveles de desigualdad que han motivado movimientos de protestas por el acceso insuficiente a la educación secundaria y universitaria, la salud y las pensiones. Sin embargo, anteriores protestas no había derivado en un caos semejante.