Denuncia que su ex quiso matarla: “intentó asfixiarme teniendo puestos guantes de látex… Él vino a matarme”

ALEM. Samanta Brenda Machado (26), denunció que su ex novio, Fabricio S. (22), intentó matarla durante la madrugada del sábado. Además, el enojo y el miedo de la chica y la familia provienen de que el joven aún se encuentra en libertad.

“Entró a mi casa a las 2:30 y trato de matarme”, aseguró la víctima a Alem.News, agregando que “intentó asfixiarme teniendo puestos guantes de látex”, agrega la joven que se encuentra muy mal y evidentemente angustiada.

En su relato, Brenda dice que “no soy la primera persona a la que le levanta la mano y esto lo hice para advertir a las demás chicas y que sepan la clase de persona que es”, comenzando así a narrar la triste situación por la que atraviesa. “Tengo testigos de que él me seguía al trabajo, se quedaba en la esquina, tengo gente que me contó esto”.

Luego, al hablar sobre la noche del ataque, la víctima cuenta “esa noche llegué aproximadamente a las 00.30 o una 1 de la mañana, abrí la puerta de atrás para sacar a mis perros, luego fui a tomar agua y cerré mi casa para ir a dormir. Esta persona habrá aprovechado que me fui a tomar agua para entrar a mi casa y esperó a que me duerma. Cuando estaba durmiendo, me desperté porque sentía que me estaba asfixiando y que alguien tenía su mano entre mi boca y tapándome la nariz para que no pueda respirar“.

En ese momento: “forcejeé con esa persona, porque no sabía que era él, pensé que era un ladrón que había entrado, nada más. No sabía porqué esa persona no hablaba, mis perros no ladraron porque lo conocen. Tengo rasguños en la cara y lo que más me duele es el cuello. Esa persona me asfixiaba con un guante hasta que mi perro se enoja, ve que estaba forcejeando y ladra, y pude soltarme.  En ese momento él me dice -soy yo-, me hace levantarme de la cama y me obliga a bajar, tapándome la boca para que no grite”.

“Pensé que había zafado y él volvió a atacarme”, agrega, “volvió a tratar de ahogarme de nuevo, entonces ahí mis perros los vuelven a saltar y fue cuando saqué fuerzas y grité -¡mami!- que lo único que se me ocurrió gritar. Mi mamá no me escuchó, pero mi tío sí y abrio la puerta. Él (refiriéndose al atacante) tomó la llave, desllaveó y me dijo con una sonrisa -yo nunca estuve acá- y fue donde yo le miré las manos y tenía guantes de látex“.

Entre lágrimas, Brenda asegura “él no vino a hablar conmigo, él vino a matarme”.

Además, ante las presentaciones que hizo el acusado en dependencia policial haciendo alusión a que ambos aún mantenían algo en común, la joven asevera que no había ninguna relación y que lo bloqueaba cuando éste se comunicaba. “Siempre me escribía y me decía que quería verme, yo le decía que no. Me pedía por favor porque se sentía mal, supuestamente… Me decía que me amaba y que se estaba tratando con un psicólogo”, expresa describiendo la actitud sospechosa del joven antes del hecho.

Luego de la denuncia, según la misma, autoridades le dijeron que se tomarían medidas, pero “no hicieron nada”. Por esto, hoy día, Brenda se encuentra con temor y no entiende porqué la justicia no actuó. “No me quiero ir de Alem, tengo un trabajo y mi familia. Solo quiero que me deje en paz y que no me busque, si no le quieren meter preso que al menos se aseguren de que pueda salir sin un arma para que él no me mate”.

Al final de la entrevista y siguiendo con su pedido de justicia, expresa: “toda mi vida caminé sola, tengo 26 años y no soy menor para tener que estar cuidándome y caminar con un guardia”.