Violó a su sobrina y amenazó de muerte a toda la familia: “le pasaba un cuchillo por sus partes íntimas”

GOYA. una his­to­ria abe­rran­te y es­pe­luz­nan­te de vio­la­ción in­tra­fa­mi­liar se co­no­ció re­cien­te­men­te en la lo­ca­li­dad de Go­ya, que es­tá sien­do es­ce­na­rio de múl­ti­ples mar­chas por par­te de la co­mu­ni­dad lo­cal, en­ca­be­za­das por los fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma, una ne­na de ape­nas 12 años, quien ha­bría si­do vio­la­da por su tío de 41 años, en el ba­rrio Es­pe­ran­za.
Se­gún re­la­ta­ron los alle­ga­dos a la pe­que­ña, el sá­ba­do des­cu­brie­ron el ca­so, día en el que fue de­te­ni­do el su­je­to. No obs­tan­te, se­ña­la­ron que hay ru­mo­res que in­di­ca­rí­an que el hom­bre pue­de sa­lir en li­ber­tad mien­tras con­ti­núa la cau­sa. Es­to pro­vo­ca el te­rror de la fa­mi­lia dam­ni­fi­ca­da, con­for­ma­da por ocho her­ma­nas, de las cua­les la me­nor es la ne­na abu­sa­da. Se­gún di­je­ron ellas, el hom­bre ame­na­zó con ma­tar a to­da la fa­mi­lia.
Si se con­si­de­ra to­do lo que las mu­je­res se­ña­la­ron acer­ca el ca­so, ha­bría que sos­te­ner que se es­ta­ría an­te un ver­da­de­ro mons­truo que bien po­dría cum­plir con sus in­ti­mi­da­cio­nes.
“E­lla (la pre­sun­ta víc­ti­ma) nos di­jo que lue­go de ser vio­la­da, el tío le pa­sa­ba es­te cu­chi­llo por sus par­tes ín­ti­mas pa­ra ame­na­zar­la y que no cuen­te na­da”, in­di­ca­ron las fa­mi­lia­res de la ne­na, quie­nes en las mar­chas ex­hi­bie­ron el ar­ma blan­ca que se ha­bría usa­do en el de­li­to de­nun­cia­do.

Tres dí­as se­gui­dos
Lo ex­pues­to an­te­rior­men­te al­can­za pa­ra di­men­sio­nar el ho­rror que en­vol­vió a la co­mu­ni­dad lo­cal tras la de­nun­cia. Es así que, el lu­nes se lle­vó ade­lan­te una mo­vi­li­za­ción fren­te a la ca­sa en la que ha­brí­an ocu­rri­do los abu­sos se­xua­les. Ayer, igual ac­to se lle­vó a ca­bo an­te la co­mi­sa­ría ju­ris­dic­cio­nal del ba­rrio Es­pe­ran­za, en la que el su­je­to es­tá de­te­ni­do, y hoy, se­gún in­di­có el pe­rio­dis­ta lo­cal Juan Cruz Ve­láz­ques, se ha­ría una con­cen­tra­ción de per­so­nas en pla­za Mi­tre, en el cen­tro de la ciu­dad co­rren­ti­na.

Des­cu­brir el ho­rror
Se­gún re­la­ta­ron los fa­mi­lia­res, du­ran­te el sá­ba­do a la no­che, un fa­mi­liar fue has­ta la ca­sa del sos­pe­cho­so, y ob­ser­vó que el acu­sa­do te­nía a la ne­na de 12 años so­bre su re­ga­zo. Al per­ca­tar­se de que al­guien en­tró, el pre­sun­to vio­la­dor arro­jó a la ni­ña a la ca­ma, an­te lo cual el tes­ti­go vio que te­nía ba­jo el cie­rre del pan­ta­lón.
El res­to de los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia dam­ni­fi­ca­da to­mó co­no­ci­mien­to rá­pi­da­men­te de lo ocu­rri­do y acu­die­ron a la Po­li­cí­a.
Es así, que per­so­nal de la co­mi­sa­ría Quin­ta fue has­ta la ca­sa y, lue­go de mon­tar guar­dia, des­cu­brió que el su­je­to es­ta­ba den­tro, por lo que, con per­mi­so de los pro­pie­ta­rios, en­tra­ron al si­tio tras de­rri­bar una puer­ta, lle­ván­do­se al su­je­to.
Tras es­to, la her­ma­na de la ne­na de 12 años le pre­gun­tó lo que ha­bía pa­sa­do, an­te lo cual la in­fan­te le ha­bría trans­mi­ti­do los tre­men­dos de­ta­lles, que la­men­ta­ble­men­te no só­lo in­cluí­an lo del cu­chi­llo. “Has­ta con­tó que el tío la fil­ma­ba mien­tras la abu­sa­ba y ade­más le pe­día a su otro so­bri­no, de 10 años, que ha­ga lo mis­mo con ella, pe­ro él se ne­ga­ba. La ma­má del ni­ño quie­re que tam­bién el ne­ne sea asis­ti­do, pa­ra sa­ber si fue vio­la­do”, in­di­có una her­ma­na de la me­nor abu­sa­da, an­te el me­dio lo­cal TN Go­ya.
Du­ran­te las mo­vi­li­za­cio­nes, só­lo se po­día res­pi­rar do­lor y an­gus­tia, an­te el ca­so de los chi­qui­tos que ha­brí­an si­do víc­ti­mas de su tí­o.

Por­no­gra­fía in­fan­til
Pa­ra pe­or, se co­no­ció que en la ciu­dad de Be­lla Vis­ta, fue alla­na­da una vi­vien­da vin­cu­la­da a un ca­so de ma­te­rial por­no­grá­fi­co que ha­bría si­do com­par­ti­do a tra­vés de una com­pu­ta­do­ra que es­ta­ba den­tro de la ca­sa.
El ca­so fue di­vul­ga­do por la emi­so­ra Ra­dio Dos, que no obs­tan­te acla­ró que en el si­tio no se ha­lla­ron ele­men­tos por­no­grá­fi­cos, aun­que fue­ron se­cues­tra­dos al­gu­nos dis­po­si­ti­vos in­for­má­ti­cos, pa­ra que se­an ana­li­za­dos.
Las au­to­ri­da­des lle­ga­ron has­ta el si­tio, co­mo en ge­ne­ral ocu­rre, si­guien­do la di­rec­ción IP de la com­pu­ta­do­ra que, pre­sun­ta­men­te, com­par­tió el ma­te­rial pro­hi­bi­do. (Epoca)