“Los que rodeaban a Macri le decían lo que él quería escuchar” dijo Melconian y aseguró que “voy estar” si Fernández lo llama

BUENOS AIRES. “Aprendí de economía en la zapatería de Valentín Alsina”, contó un Carlos Melconian más autobiográfico que político en la presentación anoche de su libro “Cantar la justa” en un hotel de Palermo. La cita, que duró poco más de una hora, contó con la asistencia de un centenar de personas, entre colegas del economista, familiares y un grupo de periodistas. Del arco político, la única presencia que se destacó fue la de Emilio Monzó, a quien Melconian reconoció durante su discurso. Marcelo Longobardi fue el moderador del evento, en el que el autor habló también sobre su salida del Banco Nación, por qué no fue ministro de Economía de Mauricio Macri y su relación con Alberto Fernández.

Sobre el candidato a presidente por el Frente de Todos, Melconian sostuvo: “Me llamó en 2005, para pedirme que me reuniera con Néstor. Después se fue del Gobierno, pero mantuvimos el contacto. Hablamos. Pero que me haya pedido un programa económico es una fantasía. Él tiene que dar respuestas de carácter personal a la sociedad. Él en su personalidad es un ajedrecista, no un boxeador, y me pidió que le mande un libro. Hay una relación. Yo trabajo para la Argentina: una vez a Macri le dije que mi único jefe era mi viejo. Todo lo que podamos hacer, lo vamos a hacer. Si necesitan ayuda, voy a estar”.

“El libro tiene pátinas personales, pero esto es lo que pensamos un grupo de gente. Con enorme honestidad profesional, en las cosas que escribimos todos los lunes. Hemos tenido mucho cuidado”, agregó el economista, para referirse al proceso de creación del libro que en cuatro capítulos aborda el proceso económico del país entre 2016 y 2019 y que cierra con una carta al “futuro presidente”. “La tenía escrita antes de las PASO, les pedí a los de la editorial que esperen para ver qué pasaba, pero luego de las Primarias no cambié nada. Estaba actual. Es una carta al futuro presidente, no a Alberto Fernández”.

Cuando se le consultó por qué no fue el ministro de Economía de Macri, Melconian reconoció: “No lo sé, ni pregunté. Si no me querés, no me interesa. Vos me tenés que querer y yo te tengo que querer. Si no, no me interesa. Hablando del 10 de diciembre de 2015, por supuesto. Después la vida continuó normalmente. Lo mío es ultra vocación. Estoy empecinado en que a este país le vaya bien”. También se refirió a su salida del Banco Nación: “Fue una acumulación de cosas. Me dolió porque habíamos hecho una muy buena relación con la gente que trabaja ahí. No sé trabajar sin gente y le doy mucha participación a la gente. Me echaron porque no quería que me sacaran la plata. El primer día le lleve mi renuncia en blanco al presidente. Le dije que ‘el día que vos me digas que me tengo que ir, me voy’”.

Si bien destacó que el rumbo elegido por Macri fue el correcto, no así su política macroeconómica y parte de su gestión. “No me gustaban los que rodeaban al Presidente, porque le decían lo que quería escuchar…”, sostuvo. Además, bromeó con el término “Velocirraptors” que le puso a las Lebac y explicó su teoría del cubo mágico sobre la coyuntura económica, y que algunos países lograron resolverlo.

Por Andrés Randazzo / Ámbito