Generarán electricidad con residuos madereros en Santo Tomé

NEA. Acusan que la suba del dólar incre­mentó el costo de la producción, a la par que EE.UU. limita las importa­ciones, lo que afectó al sector local.

Admiten cierta incerti­dumbre en el sector ma­derero, a raíz del contexto económico e institucio­nal actual de la Argentina, acentuado después de las elecciones PASO. A pesar de ello, representantes co­rrentinos avizoran que la actividad podrá mantener­se en pie y lograr mejoras y reactivación. El presidente de la Asociación de Indus­triales de la Madera y Afines de Santo Tomé, Raúl Sessa, remarcó la importancia del proyecto Kuera, que consis­te en la futura construcción de una usina de biomasa en Santo Tomé, que generará energía a través del desecho de la industrialización de la madera (residuos, aserrín). La planta podrá impulsar al sector, ya que se abastecerá del material a 15 aserraderos de la ciudad. A la par, dijo que las ventas al exterior reactivan a los madereros, y puntualizó que para con­seguir nuevos mercados en el exterior “será necesario avanzar en algunas refor­mas, entre ellas la laboral”.
El empresario había ma­nifestado hace dos semanas que existían buenas expec­tativas para el sector, por la apertura de las importacio­nes. Pero ahora trazó otro panorama no tan alentador, al advertir que “EE.UU. limi­ta las importaciones cuando se va acercando fin de año, y eso afecta de alguna manera al sector”.
Aun así, agregó: “Los ase­rraderos de Santo Tomé todavía siguen trabajando bien, en lo local en un 70 u 80 por ciento, y en lo que re­fiere a exportación -si bien tiene sus problemas por el vaivén del dólar- con la suba de esta moneda nos benefi­ciamos de alguna manera. Aunque ahora está un poco quieto, sabemos que es por problemas externos. Es de­cir, EE.UU. limitó un poco la compra y eso nos está afec­tando, pero podemos decir todavía que estamos bien”, informó a Digital Santo Tomé.
Sobre el sector madere­ro local, dijo: “Los planes están quietos, esperando a ver qué pasa, y lamentable­mente se enfriará durante tres o cuatro meses toda la inversión, hasta ver cuáles son los resultados de las elecciones”.

Falta de fondos y pagos
Desde el sector maderero reconocieron que el costo de los insumos y herramientas “aumentó bastante, en com­paración con la materia prima”. Creen que el aumento se debe a que son bienes que se precian en dólares. Por otra parte, respecto a la cadena de pagos, refirieron que han padecido la devolución de cheques por falta de fon­dos, aunque no ha tenido gran incidencia en la econo­mía.