Diputado misionero pide cámaras de seguridad en las dependencias policiales

MISIONES. Fue a través de un comunicado que se informó el pedido que ingresó a la Legislatura provincial, se trata de un proyecto de Isaac Lenguaza, diputado provincial, con el que se busca dotar de cámaras de seguridad a todas las dependencias policiales de la provincia, a los fines de utilizar la tecnología disponible con fines preventivos ante posibles excesos, como material de prueba para la Justicia, y como herramienta de la propia institución para el control interno y la depuración en caso de individuos que no estén a la altura de los estándares de la fuerza.

“Hasta un kiosko tiene hoy una cámara de seguridad instalada para el monitoreo de ciertos lugares posiblemente problemáticos, y de hecho, su uso se masificó tanto que le sirve a la Justicia penal” explicó el legislador que impulsa la iniciativa.

Esta idea surge luego de hechos ocurridos en la localidad de Santa Ana en torno del asesinato de Víctor Márquez Dos Santos, el joven de 16 años que fue ejecutado de un tiro en la cabeza el pasado 24 de agosto. Hecho que generó mucha polémica y que abrió el debate. A pesar de no haberse dado en una dependencia, “la videovigilancia podría clarificar lo que por ahí se puede ocultar con eventuales manipulaciones de los libros de guardias, las situaciones posteriores, etc”, señaló.

Esto que proponemos también va en resguardo de los buenos policías, que ya no van a tener que someterse a la situación de “confesar” lo que debían guardar bajo presión o amenazas, porque los movimientos dentro de una comisaría van a estar registrados en video, monitoreados responsablemente y disponibles para la Justicia en caso de que se necesiten, con el resguardo de todas las garantías constitucionales. Sabemos que sabrán valorar este aporte” agregó en relación de beneficio para la fuerza.

Asimismo, el diputado propondrá el tratamiento de dicho documento en conjunto con uno presentado por el diputado Héctor “Cacho” Bárbaro (2014), en el que aparte de las cámaras en las comisarías, destacamentos y unidades regionales, proponía cámaras también en los móviles policiales y una batería de garantías para la prevención de excesos en contextos de encierro.

Finalmente, Lenguaza habló de la cantidad de personas que fueron ultimadas en dudosas circunstancias como la de Márquez Dos Santos desde el 2010 y agregó: “a las 18 víctimas registradas en ese período y en estos contextos hay que sumar a Víctor Márquez Dos Santos, de 16 años. Y en forma indirecta a su papá, Eriberto Márquez (66), que murió de un ataque al corazón pocas horas después de despedir los restos de su hijo asesinado”, destacaba.

Anuncios