Descartan versión de “accidente”: Vargas dijo que hacían una sesión de fotos eróticas bajo extorsión

POSADAS. El acusado de asesinar a la joven obereña Antonella Rocío Bernhardt, que residía en la capital provincial, declaró que fue un accidente en el marco de una sesión de fotos eróticas y una supuesta extorsión. Sin embargo los peritajes realizados al celular, computadora y cámara fotográfica descartan sus dichos.

Daniel Vargas con la misma frialdad que salió del departamento de Antonella luego de asesinarla, aseguró ante el juez de instrucción que había sido un accidente en el marco de una sesión de fotos eróticas y una supuesta extorsión. Sin embargo, los peritos recuperaron el 85% del celular de la joven, que lo había llevado y formateado el detenido, que desacreditan su versión.
Antonella Rocío Bernhardt, joven de 27 años, fue degollada en su departamento en la zona de El Brete de Posadas. La propietaria del inquilinato y los vecinos pidieron al hombre que se fuera al escuchar los gritos, quien salió y simuló estar hablado con la mujer que ya estaba muerta en la habitación, en un charco de sangre.
Daniel Vargas fue detenido horas después. Frente al juez que investiga el homicidio, aseguró que la mujer lo había extorsionado con un vídeo, exigiéndole plata para no enviarlo a su esposa. Según el acusado, fue la víctima quien tomó el cuchillo y de forma accidental recibió el puntazo en el cuello que le quitó la vida.
Vargas asegura que fue a la casa de la mujer a tomarle fotografías eróticas y luego ella le pidió practicarle sexo oral. Sin embargo en los peritajes realizados a la cámara fotográfica, ni los celulares hay elementos que corroboren esa versión. (El Show de los Impactos)