Baja el dólar y el precio del petroleo ¿por qué continúa subiendo la nafta?

ECONOMIA. Cuando se liberó el precio de los combustibles se estimaba que el sistema funcionaría como en muchos lugares del mundo, donde el valor sube de la mano del dólar o el precio del barril, o baja por la misma situación. Sin embargo, a pesar de la baja sostenida de la divisa estadounidense el precio de la nafta no baja un centavo.

En lo que va del 2018 los combustibles aumentaron en 13 oportunidades, lo que significó una suba del precio de casi el 65%. La mayoría de los aumentos fueron por la suba del dólar, pero ahora que ya registra una baja de 4 pesos no hubo ninguna disminución en el precio.

La explicación según Gabriel Bornoroni, titular de la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines, está en que “el combustible venía con un atraso del 10% aproximadamente, por lo tanto con esta baja del dólar y la estabilidad en el precio del crudo, no debería haber aumentos en noviembre. Eso lo manejan las petroleras”.

En ese mismo sentido, en declaraciones a Infobae, agregó: “El último aumento del biodiésel, por ejemplo, no se trasladó a los precios del consumidor. Lo absorbieron las petroleras”.

A pesar de que no hubo bajas, los empresarios de las estaciones de servicio estiman que no deberían registrarse nuevos aumentos por lo menos durante lo que queda de octubre y noviembre. De no registrarse cambios en la tendencia a la baja del dólar, el próximo aumento podría ser en diciembre cuando se actualice el impuesto sobre los combustibles líquidos.

En el mismo sentido, y desde las petroleras, señalaron al medio que a pesar del aumento del dólar y los ajustes en los precios, las naftas nunca alcanzaron el nivel de equilibrio, lo que llaman break even, que se debía lograr luego de los aumentos en los precios de los biocombustibles.

En las petroleras dicen que aún queda “un camino por recorrer” pero que la baja en el tipo de cambio moderará los aumentos que quedan por delante.

De acuerdo a Raúl Castellanos, de la Cámara de Empresarios de Combustible, “en este momento hay dos opiniones. Por un lado, la secretaría de Energía que dice que el combustible ya tiene el precio de equilibrio. Y la opinión de las refinerías, que consideran que todavía hay un atraso de entre 10% y 15% y que la baja del dólar no repercutiría en los precios. Según cuál sea la opinión que predomine se reflejará en los surtidores o no, pero no lo sabría vaticinar”.