Aviones Pampa fabricados en Córdoba combatirán el narcotráfico en la frontera

NEA. Los IA-63 Pampa III recién salidos de la Fábrica Militar de Aviones de Córdoba (los primeros aviones fabricados allí en décadas) se utlizarán para el control de incursiones aéreas de aviones que trafiquen drogas ilegales. Principalmente en las fronteras norte del país.

La información fue confirmada por el Ministerio de Defensa. La Fuerza Aérea Argentina hace años que viene sufriendo una pérdida de material. Este año, de hecho, el Gobierno compró 5 aviones Super Étendard modernizados a la Marina de Guerra Francesa para custodiar la cumbre del G-20 en Buenos Aires. El Pampa viene a compensar, de manera limitada, el alcance operativo del arma.

El Pampa, diseñado como avión de entrenamiento, tiene capacidades más limitadas para el combate que el avión francés, aunque resulta educado para ataques aéreos y terrestres de baja escala.  El Pampa III incorpora de hecho nueva aviónica y soportes que lo vuelven una superficie más adecuada para el combate.

Con su fabricación la FF.AA. busca además venderlo a otros países, y de hecho, FADEA, la fábrica cordobesa, está buscando socios extranjeros para expandir su alcance. “El Pampa nunca voló para la Fuerza Aérea con que, para venderlo, mostrarlo es clave. Si no, ofrecemos algo que no usamos”, señaló el ministro de Defensa, Oscar Aguad. “Es un avión de entrenamiento y de ataque liviano porque l hemos artillado, con lo que es ideal para interceptar otras unidades. Lo usaremos en la frontera norte”, agregó.