Aerolíneas ya recibió $3.673,8 millones en subsidios durante 2018 y presupuestan $1.600 millones para 2019

BUENOS AIRES. A partir del año próximo, Aerolíneas Argentinas dejará de recibir subsidios para seguir funcionando. Pero esto no significa que la compañía habrá equilibrado sus cuentas para ese momento. Se trata sólo de un cambio de nombre que el Presupuesto 2019 les pone a los aportes estatales, que pasarán a llamarse “aportes de capital”.

Por este concepto, está previsto que la línea aérea de bandera reciba $1.600 millones, unos u$s40 millones según el tipo de cambio promedio proyectado para el año próximo.La cifra parece exigua, sobre todo porque implicaría una reducción muy fuerte con relación con los números con los que cerrará 2018. La pauta original era de u$s90 millones para este año y de cero para 2019.

Sin embargo, por la devaluación y la suba del precio del combustible, hasta septiembre pasado Aerolíneas ya había recibido u$s152 millones. Y terminará el año con una cifra que podría superar los u$s180 millones, según pudo confirmar Ámbito Financiero en fuentes del sector. En el proyecto de gastos y recursos para el año próximo se ofrece el siguiente detalle sobre la evolución de los subsidios para Aerolíneas Argentinas durante 2018. Dice que el crédito presupuestario original fue de $1.800 millones. Y que llegaron a $3.673,8 millones a septiembre. Es decir, cuando todavía falta un trimestre para concluir el año, los subsidios fueron más del doble de los previstos.

De todos modos, las cifras del Presupuesto son apenas una aproximación a lo que puede suceder durante el curso del año. Y suelen ser modificadas sobre la marcha. De no ser así, se podría interpretar que la decisión del Poder Ejecutivo es forzar un muy fuerte ajuste en la compañía, en el marco de los compromisos asumidos en el acuerdo con el FMI para reducir el déficit fiscal.

En este sentido, el presidente de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, ratificó que el objetivo de déficit cero -previsto inicialmente para 2019- se demorará hasta 2020. Lo dijo en declaraciones a la prensa -entre la que estaba este diario- en el Coloquio de IDEA, que deliberó la semana pasada en Mar del Plata.

“La situación macro nos afectó. La suba del combustible nos pegó muy fuerte y este año representa 100 millones de dólares por encima de nuestras previsiones. Y sigue subiendo. Y ya estamos previendo para el primer trimestre de 2019 un factor de ocupación 10% menor al del primer trimestre de este año. Es algo coyuntural, pero nos lleva a cuestionar la rentabilidad de algunas rutas. Pero será un trimestre complejo en términos de caja”, detalló.

“Este año teníamos una buena expectativa de seguir bajando los subsidios que provienen del Estado, pero el panorama cambió, sobre todo por los precios del combustible, que se paga en dólares”, dijo.

Y añadió que “en la segunda mitad del año tuvimos dos impactos, con la devaluación que hizo que cayese la venta de los pasajes al exterior y en el cabotaje, donde la tarifa es en pesos, los costos son en dólares y subieron”. (Ámbito)