Combustibles aumentarían entre 4 y el 8 %, para el gobierno no debería pasar del 5%

ECONOMIA. En los próximos días las petroleras remarcarán los precios en los surtidores y, a raíz de ello, una disputa empieza a abrirse en relación a cuánto tiene que valer el combustible en la Argentina. Las empresas empiezan a girar los primeros indicios de precios que llevarían a aumentos de entre 4 y el 8 por ciento de acá al fin de semana.

En el Ministerio de Energía creen que ese aumento está por encima de lo que preveían. El incremento que debería darse, para el Gobierno, tendría que oscilar entre el 3 y el 5 % dependiendo del tipo de combustible y la estrategia de marketing de las empresas, dado que algunas quieren ser las más baratas del mercado.

Lo cierto es que más allá de este aumento, las empresas están diciendo que de aquí al año que viene tendrían que aumentar los precios un 15 %. En el Ministerio creen que, producto del atraso en los valores por el congelamiento que había pedido el anterior ministro Juan José Aranguren, después de este incremento las petroleras no deberían subir más del 8 %. Es decir, piensan que lo que resta por aumentar es la mitad de lo que pretenden las firmas.

Dicho esto, cabe destacar que no es menor el impacto que podría tener una remarcación excesiva en los precios en el índice de precios al consumidor.

También hay una herramienta que tiene en sus manos el ministro Javier Iguacel: el control de la cartelización del mercado, es decir, que no haya un acuerdo de precios entre las distintas empresas o que no salgan con un esquema de aumento todas al mismo tiempo. Para eso, la herramienta de la ley de Defensa de la Competencia es algo que se evalúa desde el Gobierno si en algún momento se considera que los valores actualizados son desmedidos. (TN)