Vuelos de Flybondi cancelados: el aeropuerto de El Palomar carece de infraestructura para operar con lluvia y niebla

BUENOS AIRES. La compañía aseguró que vio afectada todas su operaciones de los últimos cuatro días por “causas meteorológicas”.

Flybondi sacó este domingo un comunicado en que explicó el motivo de la cancelación de 18 vuelos desde y hacia el Aeropuerto El Palomar (EPA) los días 26, 27 y 28 de julio. Luego de la tensión y conflictos que se produjeron con los pasajeros, se desligó de la responsabilidad de la suspensión y apunta al Palomar que determinó que no se vuele “por causas meteorológicas”.

Además, aseguró que “realizó sus máximos esfuerzos para ofrecer soluciones a las personas afectadas por las cancelaciones. Dependiendo de la ruta y la disponibilidad de asientos, se pudo hacer la reubicación en vuelos posteriores, teniendo en cuenta que es temporada alta”.

También informaron que a todos los clientes se les ofreció “el reembolso del dinero o dejar su ticket abierto durante 30 días”.

Algunos optaron por pagar diferencias de hasta 7 mil pesos para abordar otros vuelos, y también estuvieron los que abonaron una noche de hotel ante la promesa de que este sábado a la mañana partiría el vuelo. Sólo un puñado de 50 pasajeros exigió a la empresa que les paguen la noche de alojamiento y comida por la reprogramación.

 

Otra jornada complicada para los vuelos de Flybondi

(avionesenezeiza.com) Una semana más que complicada para las operaciones de la Low Cost Flybondi, producto de las malas condiciones meteorológicas que impidieron el normal funcionamiento del aeropuerto de El Palomar. Desde que la terminal fue habilitada para vuelos comerciales, cada vez que las condiciones de visibilidad se vieron afectadas por la lluvia o la niebla, el aeropuerto debió cerrar sus operaciones por completo.

Para representar el escenario, debemos mencionar dos factores fundamentales referentes a la infraestructura de la cual carece El Palomar.

El principal, es la falta de una la actualización en el sistema de aterrizaje por instrumentos (ILS, Instrument Landing System) Para los que nos están familiarizados con este dispositivo, básicamente es una herramienta que proporciona a los pilotos y a sus aviones una guía para llegar a la pista en condiciones de baja visibilidad, dando indicaciones a través de los instrumentos de a bordo para navegar tanto lateralmente como verticalmente. En este caso, El Palomar requiere una visibilidad mínima de 2.400 metros para poder estar operativo. Según trascendió hace algunas semanas se espera una actualización del ILS más balizamiento, que posibilitará aterrizajes con una visibilidad por encima de los 1.200 metros y estaría disponible a mediados del mes de agosto.

El segundo factor es el ranuramiento de la pista, indispensable para que escurra el agua cuando las precipitaciones son abundantes.
Yendo al caso particular que nos convoca la nota de hoy, durante los últimos días la mayoría de vuelos de Flybondi se vieron afectados por la meteorología adversa, debiendo afrontar cancelaciones o desvíos hacía el aeropuerto internacional de Ezeiza.
Tres aeronaves de Flybondi operando en Ezeiza 27Jul2018
En este sentido, el vuelo FO5013 que une las ciudades de Córdoba con El Palomar experimentó una situación particular. Despegó del aeropuerto internacional Ingeniero Ambrosio Taravella con una hora de demora y, a la altura de la ciudad de Pergamino, solicitó realizar un patrón de espera a unos 9.500 metros de altitud, aguardando que mejorasen las condiciones climáticas para poder arribar en El Palomar.

Lo llamativo de la situación no fue que haya solicitado una espera,  siendo que es un procedimiento habitual empleado por las compañías para evitar desvíos, siempre y cuando existan posibilidades concretas de que las condiciones climáticas tiendan a mejorar en lo inmediato. Para ello, los controladores aéreos brindan a los pilotos un informe METAR (en inglés: METeorological Aerodrome Report) que se actualiza cada hora y permite evaluar las decisiones a tomar.

Lo incomprensible del caso, fue que los últimos informes indicaban que las condiciones no iban a mejorar sino que, por el contrario, se esperaba que empeoren. Dicho esto, la tripulación mantuvo una espera de 45 minutos y, finalmente, solicitó vectores para dirigirse hacia el aeropuerto de Ezeiza, tal cual lo hicieron los vuelos FO5301 FO5271 y FO5091 de la misma empresa que también habían optado por la misma alternativa.

Detalle de la derrota del vuelo FO5013 de Flybondi, regresando a Córdoba luego de la espera.
En este sentido, el controlador de tránsito le autorizó el descenso juntamente con las coordenadas para volar hacia Ezeiza pero, minutos después, el comandante del Flybondi 5013 solicitó vectores para regresar a la ciudad de Córdoba. Esperamos que se puedan saber cuáles fueron las razones del cambio de opinión, a la hora tomar la decisión de volver al aeropuerto de origen. Para enriquecer la crónica, compartimos el audio entre el FO5013 con el control Ezeiza Radar Norte.
Para finalizar, es importante destacar que el tema debe ser abordado con mucha responsabilidad de parte de las autoridades del Ministerio de Transporte y de las empresas que quieran operar en el aeropuerto de El Palomar. Se espera que en breve comience a operar la chilena JetSmart y próximamente Norwegian Argentina, lo cierto es que si no se hacen las obras será un verdadero dolor de cabezas para los usuarios.