OBERA. Tras una jornada de 5 horas y medio, el debate oral y público pasó para la semana que viene. El juicio por la “Masacre de Panambí” se inició hacia las 8:30 en el Salón de Usos Múltiples de la Unidad Regional II y finalizó a las 14 horas.

Se hizo la lectura del requerimiento a elevación a juicio con la presencia de todas las partes, tanto la representación de la Fiscalía y los abogados defensores de los acusados, el ex prefecturiano Pablo Paz (51), Juan Ramón Godoy (44) y Marcial Alegre (45). Se hizo la imputación por parte del Tribunal Penal a cada uno de los imputados y se pasó a un cuarto intermedio para el martes próximos cuando se inicie la ronda de testigos.

En la lectura, Paz y Godoy aparecen como los más complicados, dado el ADN hallado en un pasamontañas y una barreta abandonados en la casa de la familia Knack, además la huella de uno de los pulgares de Paz que estaba en una de las cajas revueltas. Se encontraron restos de piel de las víctimas incineradas en todas partes, incluso hasta en el tejido, cuando trataban de escapar del fuego y pedir ayuda.
El auto de Godoy, un VW Bora, habría sido visto horas antes de la masacre y tiene marcas de roce que coincidirían con un tronco de la zona.

El Tribunal Penal de Oberá está integrado por Francisco Aguirre, Lilia Avendaño y José Pablo Rivero.