MOJON GRANDE. Edgardo C. (36) quedó detenido algunas horas y luego el juez de Paz local ordenó su liberación.

Sucedió cerca de las 18.10 del sábado, en medio de un partido de fútbol que se desarrollaba en esa localidad. El hombre recibió la tarjeta roja por una falta y sin dudar se abalanzó sobre el árbitro. Le propinó golpes de puño en el rostro. Y cuando cayó al suelo siguió arremetiendo contra él dándole patadas.

Los policías afectados a la seguridad del lugar se lo llevaron detenido.
El agredido se llama José Luis W. (49), de Oberá.

Alrededor de las 22, cuando se había calmado, el violento futbolista recuperó la libertad.