Se agarraron a los cuchillazos en un bar y terminaron en el Samic