MISIONES. En relación a declaraciones efectuadas por el titular de la delegación Misiones de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), y del titular de la UOCRA en nuestra provincia, el diputado Alfredo Schiavoni de Cambiemos indicó
que las transferencias de nación para atender el pago de certificados de obra pública, tanto en lo que se refiere a construcción de viviendas como a las de infraestructura, se encuentran al día, dentro de los márgenes previstos según publicó el portal Treintaytres.

Futuro de las Obras Públicas en Misiones

En lo referente a obras viales, la DNV , Schiavoni precisó que se actualizó la deuda que la administración anterior mantenía con las contratistas (11 meses de atraso promedio), e implementó un plan de pagos consensuado con las empresas. Respecto a las certificaciones actuales, las mismas se pagan puntualmente con ratios de 60 días.

“Llama la atención el comentario sobre el futuro de las obras públicas en nuestra provincia, en función de la gran cantidad de obras que están en ejecución con financiamiento nacional. En efecto, desde el estado nacional se están financiando obras de diferentes programas como el PROMEBA (mejoramiento barrial), intervenciones integrales de Hábitat, escuelas y centros de primera infancia a través de la USCEPP, obras de infraestructura (agua y cloacas) a través de Recursos Hídricos, rectificación de cause y saneamiento de arroyos urbanos (La Chancha en Posadas y el Mbotaby en Oberá – difundido como obras hechas con dinero de la provincia), Renovaciones Urbanas en 8 municipios, Asfaltos Urbanos (Oberá y Candelaria – también difundido por el gobierno provincial como realizado con fondos propios, incluso así figuran en los carteles de obra), además de un sinnúmero de convenios para la formulación de nuevos proyectos de obras a través de la Dirección Nacional de Pre Inversión Municipal (DINAPREM)”, detalló el legislador.

Por otra parte, Schiavoni dijo que “en una lógica totalmente distinta a la de la gestión anterior, el gobierno de Cambiemos, tomó la decisión de financiar la demanda de viviendas y no la oferta, a través de las diferentes variantes del programa PROCREAR. En este sentido, la posibilidad de que los misioneros accedan a créditos hipotecarios para la construcción de nuevas viviendas, abre una enorme posibilidad de negocios para las empresas constructoras”.

Precisó que “respecto del impacto sobre el empleo, es posible que en el sector de la construcción exista empleo no registrado, siendo responsabilidad social de las empresas revertir esta situación y de los organismos de control como el Ministerio de Trabajo de la Provincia y la UOCRA”, finalizó.