ECONOMIA. La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) estimó que la tarifa final, o flete, del transporte de mercaderías por camión se compone especialmente por un 37,4% de impuestos sobre la tarifa final, a lo que suman su impacto los salarios y combustibles que reducen la renta del empresario a 6%.

En un informe realizado por el Instituto Argentino de Profesores Universitarios de Costos (iapuco) sobre el impacto fiscal sobre costos y tarifas en el transporte de cargas, la Fadeeac indicó que los impuestos y demás gravámenes a la actividad del transporte de cargas y peajes tienen una participación del 37,4% sobre la tarifa final del flete.

Por su parte, los salarios tienen una participación del 15,8% respecto del total de costo de flete. Los costos operativos y de estructura representan el 18,7% del costo de flete. Los combustibles tienen un peso de 15,2% de la tarifa final total y, luego, la amortización del vehículo tiene un peso del 7% del costo total de flete y la renta para el transportista es del 6%.

Respecto de estos costos, la Bolsa de Comercio de Rosario indicó que “las largas distancias del NOA y NEA argentino ameritan un mayor desarrollo del modo ferroviario, pero no debe soslayarse la necesaria complementariedad que debe desarrollar la Argentina entre el transporte por camión, por ferrocarril y por barcaza, en una búsqueda sostenible de implementar un sistema de transporte integrado y eficiente que haga mínimos los costos logísticos”.

“El transporte por camión es un eslabón clave para el desarrollo económico de la Argentina y cumple un rol relevante en la economía nacional”, indicó la Bolsa.

Anuncios