Consejo de la Magistratura: Cristina Kirchner retoma su avanzada judicial tras el fallo de la Corte


Los senadores del oficialismo cuestionaron la decisión del máximo tribunal, en lo que fue otro revés para el Frente de Todos. La estrategia de la Vicepresidenta apunta ahora a victimizarse y atacar.

Cristina Kirchner decidió redoblar la presión sobre la Corte Suprema tras el fallo que ordenó desplazar a un senador K del Consejo de la Magistratura. En una conferencia de prensa realizada este miércoles al mediodía en la Cámara alta, los senadores del Frente de Todos (FdT) que responden a la Vicepresidenta dijeron que esa decisión “interfiere con la democracia y la pone en riesgo”.
El contexto es muy complicado y amenaza con convertirse en un conflicto de alta tensión entre el máximo tribunal y el Senado.
El martes, el organismo que preside Horacio Rosatti resolvió que la decisión que en abril tomo el FDT de fracturarse en dos bloques fue una trampa para quedarse con dos representantes por uno de los bloques en el Consejo de la Magistratura y sumar un tercero por la otra bancada.
Para la Corte se trató de una manipulación para impedir que el PRO, que es la segunda minoría, pudiera nombrar a su propio representante. Por eso, el tribunal decidió que el senador K nombrado, Martín Doñate, debe cesar en su cargo en el organismo que se encarga de designar, sancionar y desplazar jueces, y debe ser reemplazado por el opositor Luis Juez.
Los senadores del oficialismo están dispuestos a resistir el cumplimiento del fallo. Y, si es necesario, forzar a Juntos por el Cambio (JxC) a que presente una nueva impugnación y vuelva a judicializar el tema.
El FDT pretende mantener en el Consejo un número sólido de representantes que sea suficiente para bloquear todas las intenciones opositoras.
Pero, además, el verdadero trasfondo político tiene que ver con la delicada situación judicial que atraviesa Cristina Kirchner. Se espera que, a mediados de diciembre, un Tribunal Oral Federal dicte sentencia en la causa Vialidad y la Vicepresidenta enfrenta el riesgo cierto de ser condenada por varios delitos de corrupción.
Por otro lado, la Justicia analiza por estos días si reabre las causas de Hotesur y del memorándum de entendimiento con Irán. En este contexto, la Corte le sigue dando a CFK una catarata de malas noticias al rechazar sus planteos judiciales.
Ella se muestra como víctima de una persecución política y judicial: Cristina aprovecha que Lula da Silva fue declarado inocente y que volvió a ser presidente de Brasil para sostener que la Justicia y la oposición buscan proscribirla. Su estrategia, ahora, es victimizarse y atacar.