El golpe de la sequía y las heladas a la economía: las pérdidas ya superaron los USD 2.500 millones


El factor climático afecta a las cuentas fiscales y el ingreso de divisas al país. Se retrasó la siembra de soja y maíz, hay problemas en la ganadería y en las economías regionales.

Es cada vez más complicado el panorama que atraviesa el interior productivo como consecuencia de la sequía y las heladas tardías, que en el caso de los cultivos de invierno, como trigo y cebada, ya generó pérdidas económicas en torno a los 2.500 millones de dólares. Así lo proyectó el Movimiento CREA. Si bien la afectación es generalizada en todas las zonas productoras del país, hay un alto impacto en todas las actividades del campo que se desarrollan en el centro-norte de Buenos Aires, centro y sur de Santa Fe y el este de Córdoba.
Todo un contexto que presenta diferentes complejidades para los productores y seguramente impactará negativamente en las cuentas fiscales de cara a un 2023 donde el país estará inmerso en un contexto electoral. El factor climático pone en dudas el ingreso de dólares a través de las exportaciones y el cumplimiento de las metas de acumulación de reservas fijadas en el acuerdo con el FMI.
Al respecto, Matías Campos, técnico del área de Agricultura del Movimiento CREA, entidad que agrupa a los empresarios del agro, advirtió que “las pérdidas productivas y económicas, además de generar problemas serios, tanto a las empresas agrícolas como a las comunidades en las cuales éstas se desenvuelven, también impactarán a nivel nacional al proveer una menor disponibilidad de divisas para el año 2023″.
A fines del mes pasado, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) señaló que “el ingreso de dólares proyectado por embarques de trigo de la campaña 2022/23 caería un 35% en relación con el ciclo 2021/22, nada menos que USD 1.525 millones”. Igualmente, esa cifra podría ser mayor, ya que se calculó con una estimación de cosecha total de 15 millones de toneladas, cuando ahora la misma es de 13,7 millones de toneladas.