Analizan crear el Consejo Federal de Administración para la tarjeta SUBE en todo el país


El gobierno nacional y los gobernadores del Norte Grande acordaron sumar 20 mil millones de pesos al piso de subsidios para el transporte de pasajeros del interior del país en el proyecto de Presupuesto 2023. La decisión descomprime el tenso panorama que se dio en las últimas semanas, y viene bien como señal para el conflicto que empresarios y la UTA mantienen por el aumento salarial que reclaman los choferes de acá a fin de año.

En el proyecto el Ministerio de Economía presupuestó una partida de 66 mil millones, un 43% más que lo que se espera ejecutar este año. Los gobernadores pusieron el grito en el cielo, ya que el propio presupuesto proyecta una inflación de 60%, por lo tanto en términos reales había un ajuste significativo.

Tras el acuerdo de Massa y los gobernadores del Norte Grande reunidos en Santiago del Estero, el incremento interanual rondará el 90%, pasando de 46 mil millones este año a 85 mil millones.

Por otra parte, los responsables de las áreas de transporte de todas las provincias fueron recibidos ayer en la comisión de Transporte de la Cámara de Diputados de la Nación.

El diputado nacional Eduardo Toniolli (FDT) celebró: «El acuerdo de Nación con los gobernadores para sumar (de piso) 20 mil millones a lo ya dispuesto en el Presupuesto 2023 para subsidios al transporte del interior es un buen avance, brinda certezas y es un punto de partida para trabajar en una normativa de fondo, más equitativa».

Toniolli se refería a que «una ley federal permitiría al interior no tener que depender de negociaciones periódicas, ni arriesgarse a que algún día venga un nuevo Macri y elimine nuevamente los subsidios».

El refuerzo presupuestario en subsidios para el año próximo acordado en las últimas horas abre expectativas de que pueda destrabarse el conflicto que mantienen la cámara de empresarios del transporte (Fatap) y la UTA. La audiencia del martes no permitió un acercamiento, y el sindicato lanzó un nuevo paro en todo el interior del país de 72 horas la semana que viene, de martes a jueves. Teniendo ya idea de dónde se partirá el año próximo, el sector empresario obtiene las certezas que estaba reclamando y esto podría ayudar a un acuerdo salarial corto para llegar hasta diciembre, que es lo que viene pidiendo UTA.

Además de acordar el piso de subsidios, los mandatarios provinciales y el ministro Massa pusieron en estudio la creación del Consejo Federal de Administración para la aplicación de la tarjeta SUBE y la aplicación de los subsidios por jurisdicción. Los gobernadores no quieren más administración diferenciada con el Área Metropolitana de Buenos Aires.