La Defensoría pidió crear una Casa Refugio para víctimas de violencia familiar

Representantes de la línea 137 en Oberá, se reunieron con el equipo de trabajo de la Defensoría del Pueblo, dónde los profesionales pusieron en conocimiento sobre el funcionamiento del equipo multi disciplinario que está en Oberá.
De los datos aportados por los trabajadores de la línea 137 se conoció que, en la segunda ciudad con más habitantes de la provincia, las personas víctimas de violencia muchas veces son acogidas por distintas casas-refugio de manera transitoria por unas noches, pero no tienen un lugar específico donde albergarse.
Además, en muchas situaciones las chicas andan horas buscando un refugio para las víctimas en altas horas de la madrugada (momentos en los que se desencadenan la gran mayoría de actos violentos) hasta encontrar (algunas veces no) un lugar transitorio.
Otro tema, no menor es la escasa cantidad de recursos humanos con los que cuentan y la sobrecarga horaria que sufren a consecuencia de ello, por eso también se solicitó tener en cuenta dotar de personal capacitado.