Sturzenegger: “Con Cavallo, Argentina tuvo un cambio fijo y deflación, pero después vino el kirchnerismo»

Federico Sturzenegger, expresidente del Banco Central durante el gobierno de Mauricio Macri, formó parte del evento «Milei en el Teatro Broadway» con el lema «el fin de la inflación» y disertó sobre las posibilidades que tiene la Argentina en este contexto económico complejo. En ese marco, el exfuncionario hizo foco en la dolarización y explicó las razones por las cuáles no es «lo más adecuado» ir hacia una dolarización.

“En la búsqueda de liberar al Banco Central de las garras de la política y poder bajar la inflación, hay tres alternativas posible de aplicar: hacer al BCRA independiente por ley, la dolarización y una unión monetaria con otros países”, destacó Sturzenneger. Sin mantener el orden de lo enumerado, habló en primera instancia de cambiar del peso por el dólar y lo consideró “algo difícil de hacer”.

“No sería lo más adecuado. Una dolarización es muy difícil. No se puede revertir con rapidez”, sostuvo. En esa línea, señaló otro “dos problema menor pero de igual importancia”: “Por un lado, La dolarización implica que uno tenga que comprar los billetes que usamos como papel para la transacción. Ello va a tener un gran costo. Y por el otro, dolarizar es una decisión estrictamente unilateral. Uno decide en un momento que la moneda vigente sea el dólar y el próximo mandatario cambias las cosas de lugar”.

Su propuesta
Hechas las aclaraciones, profundizó después sobre la posibilidad de otorgarle independencia al Banco Central por ley, modelo aplicado por el exministro de Economía Domingo Cavallo: “Con Cavallo, Argentina tuvo un régimen de cambio fijo. Obtuvimos deflación y una BCRA independiente. Funcionó. Pero después vino el kirchnerismo y le sacó la independencia al organismo monetario. Ahí nos dimos cuenta de que no alcanza una ley para hacerlo independiente”, explicó.

A finales de su presentación, Sturzenneger hizo hincapié en el desarrollo de una unión monetaria con países de América Latina. Si bien, al igual que las demás propuestas, remarcó que “tiene su grado de dificultad”, lo calificó como “un proyecto idóneo que podría ayudarnos más”.

“La moneda común regional, que no era algo que yo no defendía antes, nos permitiríaahora acomodar y ajustar precios en relación con las economías de otros países que también la utilicen. Podría hacer ese trabajo y es algo muy bien para la economía”, reivindicó. Y finalizó: “Nos sacaría de encima además la necesidad de comprar divisas o cambiar el peso por otra menda y cumple con el objetivo principal y más importante que es sacar al BCRA del radar de los políticos”.