En solo 3 años, Brasil y Paraguay construyeron un nuevo puente… Alba Posse hace 70 que espera el viaducto

Los trabajos de construcción del Puente de la Integración se iniciaron en el 2019 y ayer completaron el último tramo. Su culminación en un 100%, será en noviembre del 2022.

En apenas 3 años, Brasil y Paraguay construyeron el segundo viaducto entre Foz y Ciudad del Este. En Argentina hace 25 años no se construye un puente de magnitud con este. Desde hace 70 años se gestiona una paso internacional entre Alba Posse y Porto Maúa, una distancia sobre el río de apenas 500 metros, pero, aunque hubo inversores extranjeros privados interesados en construirlo, hasta hoy, no se concretó ni el estudio de viabilidad.  

Ayer miércoles 17 de agosto ambos extremos del Puente de la Integración Paraguay-Brasil se unieron tras la colocación de la última dovela en el centro de la superestructura. La nueva conexión vial internacional, la segunda concretada por los gobiernos paraguayo y brasileño, es financiada por ITAIPU Binacional por valor de USD 84 millones.

La instalación de la última dovela metálica simboliza la unión entre las dos márgenes, conectando por primera vez los lados paraguayo y brasileño del puente. Esta pieza, llamada dovela clave, tiene 5,75 metros de largura y un peso superior a 20 toneladas, su colocación forma parte de la etapa final del proyecto constructivo.

Ingenieros de la margen paraguaya, dependientes de la Dirección de Coordinación, explicaron que montar esta dovela central requirió de un proceso complejo y un estricto control técnico, con precisiones milimétricas, incidiendo también las condiciones climáticas, como temperatura y el requerimiento de una jornada sin lluvias y vientos intensos. El descenso de la pieza de gran tonelada se efectuó a través de grúas y llevó varias horas.

Resaltaron que en total se colocaron 37 dovelas metálicas, 18 en cada lado, y la dovela clave en el centro, completando así la estructura del puente y permitiendo la unión de ambos extremos. Señalaron que una vez ubicada esta pieza principal se procederá a la colocación de losas prefabricadas y, finalmente, la pavimentación asfáltica de la calzada.

Aclararon que esta última etapa (unión física) es un proceso que dura aproximadamente 12 días hábiles y que concluye con el hormigonado de las juntas de las losas premoldeadas, lo que posibilitará el paso del tránsito de un lado al otro, conectando ambos países. Asimismo, los ingenieros destacaron que posteriormente está prevista la instalación de las barandas antisuicidios, la iluminación, la colocación de sensores para detectar cualquier inconveniente que se pueda presentar en los tensores, la pavimentación de los tableros, entre otros aspectos.

 

Detalles técnicos

El Puente de la Integración tiene 760 metros de largo, con un vano central de 470 metros de luz libre sobre el río y más de 60 metros de alto.

Las dovelas son piezas mixtas prefabricadas (metal y hormigón) que dan forma a la calzada del puente. La colocación de estas estructuras comenzó en octubre del 2021, dando inicio así al denominado avance libre en la zona central del nuevo paso fronterizo.

En total fueron colocadas 37 dovelas metálicas, 18 en cada margen del río Paraná y una en el centro para la unión de ambos extremos. Estas dovelas se integran a la superestructura mediante soldaduras especiales y son sostenidas por los cabos de atirantamiento.

El nuevo puente internacional, construido con inversiones de ITAIPU, dará un impulso importante al desarrollo socioeconómico de ambos países; igualmente, permitirá descongestionar el paso por el Puente de la Amistad, principal pasarela binacional desde 1965.