El Gobierno prevé un ahorro de $500.000 millones con la reducción de subsidios a la energía

Diez días después de la asunción de Sergio Massa como ministro de Economía, la segmentación de tarifas se convirtió en una de las temáticas más urgentes de su agenda. Tras postergar la fecha de su anuncio original, en el Gobierno hablan de que el nuevo esquema se presentará “en los próximos días” y dieron algunos detalles sobre su implementación.
La nueva secretaria de Energía, Flavia Royón, expresó que se está trabajando “a contrarreloj” con la segmentación. “Tenemos expectativas de que la semana que viene (por la que comienza este lunes) sea oficial. Queremos que el subsidio llegue a quien realmente lo necesita”, dijo.
Según precisó, los sectores con mayor poder adquisitivo recibirán aumentos en tres tramos que serán “menores al índice de variación salarial”. “El primero será el más fuerte. Queremos pasar la agenda para hablar de eficiencia. El incremento dependerá del consumo de cada familia”, detalló Royón en diálogo con Radio Mitre.
En tanto, insistió en que los incrementos en el costo de la tarifa no impactarán sobre los sectores más bajos, beneficiarios de la tarifa social.
Por otro lado, señaló que hay personas que no se anotaron dentro del Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) y que se encuentran dentro de los sectores de menores ingresos. “A esa gente la estamos buscando para poderlos identificar y que tampoco les llegue la actualización”, sostuvo.
Qué sabe hasta ahora de la segmentación de tarifas
El Gobierno tenía previsto anunciar cambios en el esquema de segmentación de tarifas, pero finalmente lo postergó. Hasta el momento se sabe que aquellos que abonen la tarifa social no sufrirán una actualización de los precios en lo que resta de este año en electricidad, gas y agua potable.
Para el caso de la tarifa de energía eléctrica se subsidiará hasta 400 kilowatts y luego se cobrará sobre el excedente, que sí pagará el costo pleno. Se seguirá la misma lógica en materia de gas. Este tope se mantendrá para aquellos que forman parte del segmento medio, o sea, quienes certifiquen ingresos menores a $364.000 mensuales.
El esquema tarifario incluirá especificaciones acerca de la segmentación y el tope de consumo por zona y sector, teniendo en cuenta diversos factores, como el climático. Con relación a los topes de consumo, los nuevos valores mantendrán la tarifa vigente para los usuarios de nivel 2 (de menores ingresos) y 3 (de ingresos medios), pero en este último caso el consumo que exceda los 400 kilowatts no será subsidiado.
Desde el equipo económico que lidera el ministro Sergio Massa se estimó que con estos cambios el Estado se ahorrará $500.000 millones al año, una cifra que necesita para proyectar el cumplimiento del gasto público en 2,5 puntos del PBI para 2022.