Aún en medio de la guerra, Ucrania tiene menos inflación acumulada que Argentina

Cuando el pasado 24 de febrero Rusia invadió Ucrania, el mundo entero supuso que la nación agredida estaba al borde del abismo, a punto de dar un letal paso al frente, en embargo, el país tiene menos inflación acumulada que Argentina.

Los temores no solo se personificaron bajo las formas de la maquinaria bélica rusa que pondría a Ucrania cerca de su desaparición; también aparecieron por el lado de la inflación y la posibilidad de un elevado costo de vida imposible de sostener para los ucranianos.

Las bombas y el avance de las fuerzas del Kremlin en nada ayudaron a la maltrecha economía de este país, que se ubica en el puesto 54 de la economía mundial, según el volúmen neto de su Producto Interno Bruto (PIB) y cuya Deuda Pública (con datos hasta finales de 2021) es de 82.108 millones de Euros, lo que implica el 48,98% de ese PIB.

Con estos datos y el agravamiento (no tan lento) y paulatino de la situación social producto de la guerra, muy pocos apostaban por la nación conducida por Volodimir Zelenski. Sin embargo, hay números sorprendentes que muestran una curiosa realidad: su economía, aunque golpeada, se puede sostener. Ante semejante escenario, es factible dar por sentado que para la población ucraniana hacer frente a la economía diaria podría ser una auténtica misión imposible. De hecho, en otras latitudes varios gobiernos esgrimen como excusa el hecho de estar viviendo duros tiempos de guerra. La Argentina es uno de esos países.

La inflación en Argentina es un mal endémico, una de esas cuestiones que dan la sensación de no tener solución. Los hay de un lado y del otro: los que sostienen que se trata de un problema económico y aquellos que afirman que todo pasa por lo político. Como fuera, lo cierto es que los números concretos indican que (tomando datos oficiales a junio de 2022) la variación anual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de doce meses trepó en el país hasta el 62,2%. En ese mes se destacaron los fuertes aumentos en “dos componentes regulados clave”: la electricidad y el gas. Los dos mismos problemas que aquejan a toda Europa, y también a Ucrania.

Situación ucraniana
Lo curioso (o si se quiere, inexplicable) es que mientras caen las bombas, la gente busca protección en los refugios subterráneos y resulta complicado conseguir lo mínimo e indispensable para sobrevivir; la tasa de variación anual del IPC en Ucrania en junio de 2022 fue del 21,5%, vale decir solo 3,5 puntos superior a la del mes anterior. Y más: la variación mensual del IPC fue del 3,1%. Dadas estas cifras, la inflación acumulada en lo que va de 2022 es de un sorprendente 17,4%.

Si esto se compara con los datos de Argentina (muy lejos de la guerra, pero en medio del más absoluto desorden), el nivel general del Índice de precios al consumidor (IPC) subió 5,3% mensual en junio y acumuló, en los primeros seis meses del año, una variación de 36,2%. En el análisis interanual, el panorama es más sombrío: el incremento fue de 64,0%.

No se trata de repetir por repetir, pero es necesario pasar en limpio los números para tratar de entender lo inentendible: en seis meses la inflación en Ucrania (sumida en la guerra) acumula un 17;4%; y en Argentina (no en guerra, pero en completo descontrol) suma un alarmante 36,2%.

Un informe reciente del Fondo Monetario Internacional, titulado “World Economic Outlook (April 2022)”, sacó a la luz un ranking en el que nadie quiere estar, pero en el que -sin embargo- aparece la Argentina. Se trata de los 10 países con más inflación en todo el Mundo desde enero de 2022. Para nuestro país, los datos son tan alarmantes, como desalentadores. En la lista se dan a conocer las cifras de la inflación en 2021 y las proyecciones respectivas para cuando finalice este año.

Se expone lo siguiente:
Venezuela – inflación 2021: 1.588,5%; estimado para 2022: 500%
Sudán – inflación 2021: 359,1%; estimado para 2022: 245,1%
Zimbabwe – inflación 2021: 98,5%; estimado para 2022: 86,7%
Yemen – inflación 2021: 63,8%; estimado para 2022: 59,7%
Suriname – inflación 2021: 59,1%; estimado para 2022: 38,9%
Argentina – inflación 2021: 48,4%; estimado para 2022: 51,7%
Irán – inflación 2021: 40,1%; estimado para 2022: 32,3%
Etiopía – inflación 2021: 26,8%; estimado para 2022: 34,5%
Angola – inflación 2021: 25,8%; estimado para 2022: 23,9%
Zambia – inflación 2021: 20,5%; estimado para 2022: 15,7%

FUENTE: D26.