Nuevo conflicto entre Serbia y Kosovo reaviva las tensiones y pone en alerta a la OTAN

A modo de protesta, los manifestantes kosovares de etnia serbia bloquearon las calles que conducen a dos pasos fronterizos, por lo que la Fuerza para Kosovo de la OTAN (KFOR) envió militares a patrullar las calles
Las autoridades de Kosovo cerraron anoche dos puntos de cruce fronterizos con Serbia, tras los bloqueos de tránsito implementados por manifestantes kosovares de etnia serbia para protestar contra nuevas leyes aprobadas por el gobierno sobre documentos de identidad y patentes de autos, que entraron en vigor hoy.

La disputa reavivó las tensiones entre Pristina y Belgrado, que no reconoce la independencia de Kosovo.

Medios internacionales informaron que el presidente serbio, Aleksandr Vucic, en un discurso televisivo, mostró un mapa de Kosovo cubierto con la bandera serbia y advirtió que si los serbios son amenazados, Serbia saldrá victoriosa.Los manifestantes kosovares de etnia serbia bloquearon las calles que conducen a los pasos fronterizos de Jarinje y Bernjak, lo que empujó a las autoridades a decidir el cierre. Medios locales comunicaron que la Fuerza para Kosovo de la OTAN (KFOR) envió militares a patrullar las calles.

La KFOR anunció en un comunicado que seguía de cerca la situación en Kosovo y que está “preparada para intervenir si se pone en peligro la estabilidad.

Los manifestantes protestan contra la decisión de Pristina de imponer, a partir de hoy, también a los serbios que viven en Kosovo el uso exclusivo de documentos de identidad y patentes kosovares.