Sindicalistas y piqueteros se declaran en «alerta» y preparan movilizaciones tras los anuncios de Batakis

Gremios kirchneristas rechazan el «ajuste ortodoxo» de Batakis.

Los anuncios de reducción del déficit fiscal a partir del congelamiento de las cajas presupuestarias y de ingreso de empleados en todos los organismos del Estado nacional pusieron en «alerta» a los gremios y movimientos sociales aliados al kirchnerismo que presionan a la CGT oficial para que este jueves convoque a una gran movilización en contra de las empresas formadoras de precios y en reclamo al Gobierno nacional para que anticipe nuevos aumento salariales y evitar la profundización de la crisis social por la inflación.

El mismo lunes, tras los anuncios de Batakis, referentes de los gremios estatales como ATE anunciaron que están en «alerta» y van a convocar a protestas en contra de lo que calificaron como «un ajuste ortodoxo» el plan económico anunciado el lunes por la nueva ministra de Economía. Así lo anticipó el líder de la CTA y diputado nacional del Frente de Todos, Hugo Yasky, que planteó que los sindicatos que forman parte del oficialista Frente de Todos van a reclamar medidas para la redistribución de ingresos para los trabajadores.

El moyanismo (alineado al kirchnerismo) concretó la primera protesta este martes frente al ministerio de Trabajo, mientras se espera que este jueves los gremios que forman parte del Consejo Directivo de la CGT debatan la convocatoria a movilización contra los empresarios de alimentos que remarcan los precios, analizan convocar a una gran manifestación frente al Congreso o Plaza de Mayo para reclamar medidas urgentes al Gobierno y apoyo de la oposición.

Mientras Batakis dijo que «no hay plata» para decretar la creación de un «Salario Básico Universal» para los casi 7 millones de desocupados, como reclama el sector del gobierno liderado por la vicepresidenta Cristina Kirchner, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, ratificó que los aumentos volverán a llegar vía paritarias, es decir, rechaza los aumentos por decreto, como reclaman desde un sector del kirchnerismo, y que sea a partir de discusiones entre empresarios y sindicatos, como lo vienen haciendo desde que Alberto Fernández llegó al poder en 2019.

En esa misma línea se expresaron los sindicatos de la CGT más cercanos a la Casa Rosada como, Héctor Daer, que insiste en que los aumentos para compensar la inflación, lleguen con una reapertura de paritarias.

Moroni negó que los anuncios recientes de su par de Economía, Silvina Batakis, signifiquen un ajuste y confirmó esta semana que convocará para los primeros días de agosto a una reunión del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil, para actualizar el piso salarial que repercute en todos los aumentos de jubilaciones, planes sociales y sirve de parámetro para los ingresos del sector privado e informales.

A24