La Justicia declaró inconstitucional la ley de impuesto mínimo a los cigarrillos

Un nuevo fallo de la Justicia Federal validó el normal funcionamiento de Tabacalera Sarandí SA, que seguirá exenta de ser alcanzada por la Ley del Impuesto Mínimo, un artilugio legal creado para favorecer a las multinacionales como Massalin Particulares que buscaban destruir la competencia.

La ley 27430, sancionada repentinamente a fines de 2017, redujo el impuesto interno de las marcas internacionales y lo aumentó drásticamente para las marcas nacionales. Buscaban así concentrar la totalidad del mercado sin competencia, destruyendo la industria nacional.

La Justicia con este fallo pone de manifiesto:

  •  Que no es permeable al poder de lobby de un monopolio global ni a los medios de prensa hegemónicos, siempre a favor de las multinacionales del tabaco mediante falsedades y desinformación;
  • Que la ley 27430 vergonzosamente interviene el mercado bajo fraudulentos argumentos de salud;
  • Que los defensores del mercado no creen en el mercado y en la libre competencia;

Tabacalera Sarandí es una tradicional empresa nacional que emplea hoy a más de 350 personas en la provincia de Buenos Aires. Y otras miles de manera indirecta a lo largo de todo el país. La compañía es elegida cada día por miles de argentinos que confían en la calidad y excelencia de su producto.

Esta decisión judicial permitirá que Tabacalera Sarandí redoble sus esfuerzos expandiendo su producto insignia, Red Point – la marca más vendida hoy en el país-, a través de más inversión, mayor creación de empleo de calidad y un creciente compromiso con la Comunidad y las políticas que buscan verídicamente contener la adicción al tabaquismo.

 


La decisión permite además que el 30% de la industria tabacalera no pague el impuesto interno mínimo, y afecta los ingresos de los productores tabacaleros y la recaudación de las provincias y el Estado nacional. Se estima que la pérdida asciende a 1.650 millones de dólares en los últimos siete años.