SE BUSCA GENTE CON CARA DE CEMENTO PARA SER CANDIDATO RENOVADOR EN OBERÁ

Con la ley de lemas vigente porque así lo quiere Rovira, los renovadores pretenden que haya muchos sublemas en los comicios 2023 en Oberá, la ciudad que los castigó en tres elecciones seguidas. Pero después de veinte años de devastación del estado comunal y de la CELO, ¿cómo persuadirán a una persona íntegra para que sea candidata del oficialismo y tire su reputación por el inodoro?

El arquitecto Ewaldo Rindfleisch gobernó Oberá durante tres períodos, doce años, 4.383 días. El médico Carlos Fernández la gobernó durante un período y medio, seis años, 1.827 días. Y el abogado Pablo Hassan la viene administrando interinamente y deberá completar la mitad del mandato que dejó su antecesor. Lleva en el cargo casi seis meses, exactamente 163 días. Entre todos manejaron el estado comunal y la cooperativa que brinda los servicios básicos (vía lacayos), durante cinco períodos, 18 años y medio, 6.373 días.

Los habitantes de Oberá sufren un tremendo atraso verificado en los deficientes servicios básicos que reciben, la falta de trabajo genuino, la pauperización salarial, la inseguridad, la impunidad y todos los etcétera que se puedan sumar.

Entonces, ¿a cuál de las siguientes cinco opciones se le debe achacar la responsabilidad de la malaria, tanto la estructural como la coyuntural:

A-mi abuelita

B-el comunismo apátrida

C-la derecha neoliberal

D-el actor Juan Darthés

E-el Frente Renovador de la Concordia

“Una máscara nos dice más que una cara”, nos enseñó Oscar Wilde.

El año que viene, para ser candidato del espacio político que ha hecho desastres en Oberá, la máscara tendrá que estar hecha de cemento…



Walter Anestiades