Beba murió por neumonía agravada, en el Samic le dijeron que regrese el lunes y recetaron paracetamol

El hecho ocurrió el fin de semana pasado y se hizo conocido porque los padres, ante la mala atención recibida por parte de los profesionales médicos del sistema de salud misionero; terminaron yendo por asistencia a Dionisio Cerqueira, en Brasil, donde Larisa Norberto de 4 meses terminó falleciendo por una neurmonía agravada.

El pasado viernes 29 de abril, una pareja de Pozo Azul llevó a su hija de 4 meses al CAPS de esa localidad por problemas respiratorios, donde sólo les dieron paracetamol. Ante esta situación, la pareja insiste, por lo que se pide una ambulancia para el traslado de la niña al hospital Samic de Eldorado, que es el mas cercano. Pero una vez allá, le volvieron a recetar paracetamol, además de Betametasona y la mandaron a la casa, en Pozo Azul, a 60 kilómetros del hospital mencionado. Los médicos del nosocomio de nivel 3 (uno de los tres más importantes de Misiones), le hicieron una placa y le indicaron a la familia que volvieran el lunes. 

Regresaron al pueblo pero el cuadro respiratorio de la beba (neumonía) empeoró, por lo que tras haber padecido por la floja atención del Samic, los padres decidieron, el sábado, cruzar la frontera hacia Brasil, en busca de atención médica adecuada. Sin embargo, ya fue tarde y la niña falleció a las pocas horas. 

Allí comenzó otro suplicio. Las enfermeras notaron lesiones en la zona genital de la beba lo que derivó en una detención de los padres por sospecha de abuso sexual. Según denunció la madre de 15 años, la policía de Santa Catarina la presionó para que dijera que su pareja de 19 años, Rafael Norberto, había abusado de la niña. 

Por su parte, Norberto denunció que lo torturaron para que confiese la supuesta violación. 

Recién en la madrugada del miércoles, se conoció el peritaje realizado al cuerpo de la menor en el que se descartó abuso sexual y finalmente, tras la presión social y mediática, el viernes a la tarde, Norberto fue liberado regresando al país. La lesiones halladas fueron atribuidas a marcas dejadas por el pañal y un mal aseo. 

El jueves asumirió un defensor particular del vecino país, mientras que el abogado de Oberá, Silvio Contreras, tomó el caso como representante legal de la familia en Argentina, saliendo incluso en medios nacionales.

Según anticipó Contreras, iniciarían acciones penales contra los médicos y el hospital Samic de Eldorado por la mala praxis que derivó en la muerte de la beba, a quien mandaron a la casa con paracetamol teniendo neumonía; y también contra la policía brasileña por las torturas cometidas a la pareja misionera.